El PRIMERITITO Ford Mustang HardTop fabricado, sale a subasta ¿algún postor?

Tiene el número de serie  VIN terminado en “00002”.
El “00001” correspondió al convertible que está en el museo de Ford en Dearborn.
¿Quieres saber la historia de esta histórica unidad, que ya pasó por una docena de propietarios?

 

La producción en serie del coupé más vendido en toda la historia mundial comenzó en los primeros meses de 1964 y la presentación oficial fue el 17 de abril.
De hecho, el propio Herr Editor (nuestro querido jefe Gabriel Novaro, que alguna vez fue joven) estudiaba ingeniería aeronáutica en el California Polytechnic (el célebre CalPoly) lugar escogido  para su presentación en la región central de ese Estado.

1965-ford-mustang-bearing-vin-5f07u100002_100679328_l

Se sentó en uno rojo y convertible, recuerda, que tenía el famoso “DynaPack” sobre el vástago del volante.
Dice que no recuerda si se desmayó de la emoción o si esa noche mandó a la goma a su novia de entonces para dormir abrazado al coche en el gimnasio.

b.png

El caso es que este “00002” tiene la palanca recta (recta, no erecta), cosa que se mantuvo en los dos o tres primeros millares fabricados (luego rebautizados como “1964 1/2”) pero que ya luego se la cambiaron -con otro par de modificaciones menores – por la palanca con codo que todos conocemos.

e.png

El motor de este coche en particular es un 6 en línea de 170 pulgadas cúbicas, acoplado a una caja manual de tres velocidades. Entre sus papeles de identificación, se incluyen documentos firmados de mano propia por Lee Iacocca,  Hal Sperlich, Don Frey y Gale Halderman, sus creadores.
¿Cómo llegó a manos privadas esta preciosa -en cuanto a su importancia, no solo por su belleza- unidad?

d

Originalmente se pensó mandarlo a Ford Canadá para su presentación allá en ese mismo Abril 17 en el que Herr Editor babeaba nomás de verlo en su universidad mil millas más abajo, pero se les “fue chueco” en el tren y acabó en el territorio del Yukón, donde había un solo distribuidor Ford (Whitehorse Motors) y ahí se vendió.
Pasó de mano en mano a doce consecutivos propietarios, a los que nunca se les ocurrió verificar su número de serie, hasta que llegó a manos de un Sr. Frías (de origen mexicano residente en Arizona) quien intentó subastarlo, pero nadie ofreció más de $300,000 dls, que al dueño le parecieron insuficientes.

Del 12 al 20 de enero de 2019 lo intentarán de nuevo, a ver a cuánto llegan las pujas.

c.png

Así que si quieres intentarlo, contacta a  la casa Barret-Jackson, que lo pondrá a subasta en Scottsdale, Arizona.
Herr Editor ya sacó boleto.

@FordMX