¡HORROR! Ferrari cae también: se dispone a ofrecer camionetas y hatchbacks

a

Ferrari ya se descaró al anunciar que pronto lanzará CAMIONETAS y coupés con escotilla.

Ya veremos qué significa “pronto” en italiano (en realidad, quiere decir “listo” y es como se contesta el teléfono allá) pero de una vez ya surgieron voluntarios dispuestos a ayudarle a la firma de Maranello con los diseños correspondientes.

Uno de estos diseñadores proponentes se llama Taekang Lee  y ya “ofreció” su versión para el coupé de tres puertas. No está nada mal, sin embargo, salvo por el exagerado alerón que sí está muy jalado.

De los pelos.

Pero hay una explicación: esa es la versión “prevista” para el WRC con un motor V6 (quesque, al cabo que nomás estamos platicando)  pero por lo menos turbocompuesto -el mismo que moverá al remplazo del 488.

b

La camioneta (¡que será una SUV por el amor de Dios!) de la que también han surgido ya propuestas, podría verse como la vemos aquí.

O no.

Porque son puras interpretaciones. Quizá pueda ilustrarnos mejor nuestro diseñador en casa (Carlos Sánchez, que acaba de mudarse a trabajar con los Giugiaro) y orgulloso miembro fundador de esta revista, pero le marcamos y nos dice que “orita anda muy ocupado en un proyecto”.

Hmmmm. ¿Será uno de estos?

Los diseñadores son muy discretos, sobre todo si los llamas a las 3 de la madrugada.

El caso es que estas imágenes nos llegaron directamente de Torino, sin ningún remitente conocido. Hmmm.  (¿¡Carlitos, estás ahí?!)

De la camioneta, se dice que será motorizada con un “combo” híbrido que ya está previsto para aparecer en 2019. Así que estén pendientes. Ah, eso sí, para no parecer fabricante de coches para señoras, en vez de SUV le dirán FUV (Ferrari Utility Vehícle).

La verdad, qué mamones.

Pero si eso está pidiendo el público en casi todos los países, pues a darles lo que pidan.  Aunque sean biberones.

 

 

Anuncios

Pone Mazda de México gran énfasis en su gente

La empresa de origen japonés tiene una cultura corporativa enfocada en la gente; muestra de ello es el primer Congreso Mazda México, un evento sin precedentes para la marca en el que colaboradores de todo el país vivieron la experiencia del zoom-zoom

 

1
Este año, Mazda de México obtuvo el primer lugar en el índice de satisfacción del cliente de ventas del reporte de JD Power –incluso por encima de marcas de lujo– y su participación de mercado ha crecido año con año de manera sostenida.
¿El secreto? Una atractiva línea de automóviles, calidad en el servicio, una sólida red
de distribuidores y cuidado en los detalles para brindar toda una experiencia a sus
clientes.

2
Con esta filosofía como eje y su gente como principal pilar, Mazda de México
llevó a cabo un congreso, el primero en su tipo para la marca a nivel mundial. En
él, más de 3 mil 200 colaboradores de todo el país y de todos los niveles jerárquicos
se dieron cita en un mismo lugar para vivir la verdadera esencia del zoom-zoom.

El evento estuvo encabezado por el equipo directivo de Mazda de México, guiados por su presidente, Miguel Barbeyto, y en especial por Akira Marumoto, presidente y CEO de
Mazda Motor Corporation; Toru Nakajima, gerente general de Ventas Globales y
Marketing de Mazda Motor Corporation, y Masahiro Moro, presidente y CEO de Mazda North American Operations.

Al dar la bienvenida, Miguel Barbeyto resaltó la importancia de que estuviera reunida toda la red en un mismo lugar, ya que para Mazda lo más importante es su gente,
que todos los días, con su trabajo, construye el nombre de la marca. Los invitó a seguir
trabajando como un solo equipo, a valorar y respetar el trabajo de sus compañeros
y sobre todo escuchar a sus clientes, entender sus necesidades y crear empatía.

4

 

 

 

“En Mazda tenemos nueve promesas básicas que marcan la pauta para atender
a nuestros clientes. Síganlas.
Teniendo listo esto podemos hablar de fascinar, de emocionarlos, de conectar con ellos a través de experiencias que los hagan recordar cada momento que pasan con nosotros”, enfatizó Miguel Barbeyto en su alocución.

 

 

 

@MazdaOficial    #MazdaOficial

 

Razones por las que no deberías comprar un auto de lujo o, dicho de otra forma, ¿por qué no ves muchos Bémes y Meches viejos rodando?

(Ojalá entiendas inglés texano).
Pero si no, da igual, porque es lo que Motor y Volante ha dicho siempre.

El hecho de ver pocos Bémes o Meches viejos rodando no significa que tengan mala calidad. (Aunque a veces…).

También hay que reconocer que aún de nuevos estos coches no eran mayoría. Vamos, si ves más Tsurus rodando es porque en cada año se vendieron muchos más Tsurus que Bémes.

Pero el costo de mantenerlos es tan elevado (las refacciones y servicios) que mejor los abandonas.

Las agencias (o la marca) insisten que sus autos son “de lujo” en vez de recalcar que son de “calidad”. Y con esa justificación, te cobran carretadas de dinero por servicios, reparaciones y refacciones.

Y llega un momento en que simplemente ya no vale la pena. Sobre todo porque al paso de los años, el valor residual disminuye y las refacciones son cada vez más caras.

En Europa no sucede así, porque allá no son autos de “lujo” sino de “calidad” y en las agencias te tratan como si llegaras en un coche común y corriente.

Acabábamos de publicar esto, y comenzaron a llegar comentarios de clientes insatisfechos, como este amable lector nuestro, que incluso anexó foto de su Mercedes:

“Dímelo a mí, lo cuidé como bebé, falló a los 20,000 km y la reparación $60,000 ¿Y su limitada garantía de dos años?🤬”

El diagnóstico de la agencia -añadió al preguntarle- fue:
“Falla de lubricación en engranes de distribución”.

Esteee… ¿no es eso lo que se supone que al escoger un auto de alto precio no va a suceder?

Mejor vámonos a Europa, allá estos coches vienen en versiones de trabajo, con calidad, mantenimientos a costo normal, no nomás llamados “premium” o “de lujo” pero que te dejarán en la ruina.

¡Ya viene el Ford Focus ST 2019! (Bueno, eso creemos)

Cachados rodando en el Nürburgring durante demandantes pruebas de desempeño que se escuchaban hasta la frontera, vienen ya las nuevas versiones tanto del HB como de la SW

2

(¿ya leíste las letras de su placa?)

En Europa los gustos son distintos a los de Norteamérica. Allá los “calientes” de los coches prefieren los de dos volúmenes con escotilla, ya sean en versiones HB o en guayín. Helas aquí, aunque sin olvidar que quizá en Norteámerica nos quedemos con las ganas por los planes mercadológicos allá en Dearborn,  que nos quieren endilgar solo una pacífica versión “active”.

Lo dudamos, jeje.
Ford de México se las arreglará para traerlos desde Europa y que los gringos se mueran de envidia.

Hablamos, desde luego, del Ford Focus ST. Y decimos esto debido al gran trabajo realizado por nuestros colegas dedicados al espionaje (ellos toman las fotos, nosotros las publicamos)  quienes nos mandaron estas fotografías del deportivo rodando  en lo que parece su etapa final de desarrollo  y en el que apreciamos algunos cambios (defensas, alerones, doble escape) respecto de los sedanes y coupés normales que ya andan por ahí en el viejo continente.

Lo más importante para muchos será el motor,  que verán al célebre 2 litros “reducido” a 1.5 (EcoBoost) aunque con un aumento de la potencia, que se eleva de 180 hasta 275 caballotes según las variantes.
O sea, no habrá quejas.  Más bien muchos rugidos.

Cuenta con desactivación de cilindros, inyección directa y turbocompresores twin-scroll, entre otras cosas.  Y no olvidemos que por encima todavía estará el RS que -aparentemente- usará propulsión híbrida, que arrojará unos 400 caballos de fuerza sin consumir demasiado.
Dicen.
Nos cuentan.
Tú (y nosotros) mantengamos los dedos cruzados

@FordMX

 

 

Nueva Directora y Presidente de Renault en México

MAGDALENA LÓPEZ, nombrada ejecutiva en jefe de la empresa que en nuestro país vende (principalmente) autos de origen rumano y armados en Colombia, aunque con emblemas de la marca francesa.

Comunicado de prensa 16/08/18

Magdalena es licenciada en administración de empresas y finanzas por la Universidad Iberoamericana, cuenta con una maestría en finanzas por la Universidad Nacional Autónoma de México y es egresada del programa de Alta Dirección del Instituto Tecnológico Autónomo de México.
Magdalena López se ha posicionado como parte esencial del desarrollo y liderazgo de la estrategia de negocios de la marca en México y ahora, como Presidenta y Directora General, Magda López es también la primera mujer en encabezar el equipo de Renault en México, transformándose en un hito histórico en el sector.
Cuenta con más de vente años de experiencia en empresas líderes internacionales en industrias como CPG, Automotriz y Farmacéutica. Magda ha ocupado posiciones estratégicas en Grupo Renault como CFO para México y Colombia y la dirección de Ventas y Red a nivel nacional.
Desde su llegada a la empresa, su objetivo ha sido conseguir que todos los colaboradores de Renault México tomen decisiones pensando en el impacto que éstas tendrán en la rentabilidad de la compañía.

@RenaultMX

 

Vacaciones al Volante: La “Generala” (la nueva Ford Expedition 2019) sale a ¡corretear luciérnagas!

Si se están imaginando a un militar guiando a un grupo de boy scouts con sombrero y redecitas para atrapar mariposas, pues no andan lejos.
Pero en realidad los boy scouts somos los miembros del consejo editorial de Motor y Volante, y La Generala es una imponente, potente y espaciosísima Ford Expedition Platinum Max.

 

Extracto del reportaje publicado en la revista de Agosto, que puedes leer, bajar o imprimir completa en este mismo portal:
               https://motoryvolante.com/archivo-historico/

Enorme y blanca como la nieve, nos está esperando ansiosamente en la puerta (hasta acá oímos el atractivo canto de su V8, que suena a vaivén rummm… rummm…. rummm) a los siete valientes (van dos colados) que se apuntaron para hacer “turismo de aventura”.
“Vengan, cabemos todos” les dijo el bocón de Herr Editor.

La idea es que nos enteramos que en estas semanas se producen “avistamientos” (así les llaman aunque en realidad son apareamientos) de nubes de luciérnagas que se aparecen en pequeñas hondonadas dispersas en el paraje conocido como Piedra Canteada, muy al poniente del pequeño Estado de Tlaxcala.
El lugar, siendo precisos, es el bosque de la Sierra Nevada donde hay una pequeña ciudad (no le llaman pueblo y más adelante les explicaremos por qué) llamada Nanacamilpa, que es el punto de arranque para la aventura.
“Aquí los esperamos” nos dijeron muy sonrientes las chicas que –a través del teléfono rural- sonaban celestiales. “Nomás traigan dinero” (añadieron).
El chiste que en un rato mañanero ya andábamos alrededor de las faldas del Popo, al que hay que bordear para llegar desde Cuernavaca (a 1500 metros de altitud) hasta Piedra Canteada (a unos 3,000).

Las nieves estaban espectaculares y los guayabos nos veíamos con cara de what? porque todavía veníamos de shorts y de temperaturas por arriba de los 35°C. Ah, la ignorancia de los guayabos que, como nunca salen, creen que todo es como sus jardines llenos de palmeras.

En Cuautla nos encontrarnos de sopetón con un enorme Morelos con machete desenvainado y aire agresivo. Como bien comentó uno de los expedicionarios, ¿quién no estaría de malas usando un suéter de granito de 3000 kilos cuando la temperatura pasa de los 38 grados a la sombra?

Le dimos la vuelta al machete y seguimos derecho.
La idea era esquivar la gigantesca ciudad de Puebla (que ya más bien parece Kuala Lumpur con rascacielos llenos de chipotes como en su piso 25, otros cabezones y unos más con terminados hasta con camuflaje (¿por si hay batallas en algún otro cinco-de-mayo?).
El caso es que no se puede (a menos que te encante rodar horas y horas sobre terracerías y rutas de evacuación volcánica) y tuvimos que llegar hasta el periférico ecológico o algo así se llama, que si no le sabes, haces chirriar las llantas al pensar que es tu salida y de pronto descubrir que todavía no. Y por si las moscas, de una vez ahí llenarle el tanque (¡gulp!) a la Generala, así que todos a vaciar sus carteras mientras ven los edificios raros.

15.jpg

Lo malo de vivir en Cuernavaca es que todo te apantalla: una carretera de cuatro carriles, los edificios altos, un elevador…

En fin, como sea, entramos a la autopista rumbo a CDMX para llegar a San Martín de los Huachicoleros y ahí conectar con el Arco Norte.

Peña Nieto sin duda construyó un chorro de carreteras… hacia su casa, claro, pero como “de camino” pasan por otros lados, al final resultan útiles.

Objetivo logrado y ya rodando en el Arco Norte donde todavía nos observan los volcanes, ahora la Mujer Dormida que nos ve a sus pies rodando como a 160 porque esa carretera está muy buena. Es más, conforme vamos entrando a territorio tlaxcalteca se va poniendo mucho mejor.
Ya para la altura de un lugar llamado Sanctorum, donde teníamos que abandonar el tump-tump del concreto que a bordo de una camioneta con esta distancia entre ejes todo piso le hace los mandados, como ya veremos más adelante.

La marcha en las Expedition es poco menos que señorial. Claro, las dimensiones no son para menos, y los siete ocupantes –incluyendo los de la tercera fila— van contentos y comiendo papitas y refrescos. Pero el secreto está entre las ruedas traseras, con una suspensión totalmente independiente (y en este caso, con calabazos adelante y atrás para tracción 4×4 que ya les contaremos) que sin duda, pesan, pero la máquina que apenas suena pero cuando le hundes al pedal a fondo ruge divinamente… tan así, que alguno dijo “aguas, nos va a rebasar un Mustang”.

Pero hablábamos de los tlaxcaltecas, a los que a todos desde chiquitos nos enseñaron a odiar porque se aliaron a los conquistadores españoles contra “nosotros” los meshicas.
Pero ahora que estamos en su territorio, descubrimos que tenían razón.

Sus poblados son civilizados –aunque sean chiquitos- no hay anuncios comerciales, CERO publicidad comercial en las calles, las banquetas están limpísimas y en perfecto estado y las casas todas muy bien mantenidas y decorosas. Las señalizaciones y los caminos están en perfecto estado, todo limpio, todo en orden, escuelas y hospitalitos impecables, con capacidad adecuada, no se apreciaban colas esperando turno ni gente acampando afuera.
Campesinos colaboradores, cooperando en proyectos grupales como justamente este de Piedra Canteada donde íbamos, trabajando en conjunto, todos educados y civilizados.
Ya desde siglos muy antiguos los naturales de esta zona no se metían con nadie, no les robaban a los reinos vecinos ni los esclavizaban.
Y sobre todo, no se comían a sus vecinos como hacían los nahuas de donde venimos.

Chín, a los guayabos y chilangos a bordo nos comienza a dar vergüenza reconocer que si estos tlaxcaltecas hubieran sido mayoría en la población nacional, nuestras ciudades no estarían como están.
Sino que estarían como estas poblaciones que vamos atravesando con la boca abierta.
No olvidemos que acá en Tlaxcala se fundaron las primeras Repúblicas de Indios, de autogobierno durante la Colonia, por “bien portaditos”.
Tras hacer el ”check-in” en un terreno baldío bajo una lona gigante, que hacía las funciones de “recepción” remota, donde intercambias dinero por cupones y se agrupan sonrientes pueblerinos porque todos ellos son “socios” de la reserva y se turnan, cada uno encargándose de cada cosa.

17.jpg

Cubierto el trámite, salimos de la “ciudad” de Nanacamilpa y emprendimos brecha hacia el bosque, donde los árboles comenzaron a crecer.
En número y en tamaño.
Lagunitas, pobladitos impecables, senderos hacia todos los lugares de avistamiento, que son muchos pero nosotros, que somos muy listos, íbamos hacia el mero bueno.

12

Fuimos bordeando pequeños hotelitos rústicos y sitios de campamento que tenían la desventaja (¡ya estábamos prevenidos y por eso no reservamos ahí!) que quedan fuera de la Reserva (el bosque de las luciérnagas, propiamente) y que, como comprobaríamos horas más tarde, hubieran resultado muy imprácticos. Para empezar, te cierran las puertas en las narices y ya no puedes entrar ni salir.

En este camino, donde la vereda se hace cada vez más dificultosa, vas cruzando puestos de control donde va uno entregando los talones de cada tema, alimentos, cabalgatas y, lo más importante, alojamiento en las cabañas DENTRO de la mera zona luciernaguil.

21.jpg

Comienzan las manifestaciones de que estás entrando en territorio apache (es un decir, son tlaxcaltecas), porque se desvanecen las señales de internet y hasta de teléfono.
Por eso el “front desk” está allá afuera, en la civilización.

Acá adentro, comienza el bosque cerrado que solo durante los meses de junio a agosto se ilumina con las luciérnagas.
Por fin, llegamos a la gran cabaña.

El comedor (¡y baños! Todos salimos corriendo) ya echaba humito y pudimos comer.
¿A ver sus cupones?
Salen más cupones y todos contentos.
El adorno son animales disecados de la fauna local, venados, gato montés y (¡gulp!)grandes coyotes (ya nos harán correr más adelante).

Es rústico, sin duda, pero normalmente bien organizado. Lo malo es que este fin de semana es casi el último de la temporada y se dejan venir fanáticos campistas y locos parecidos –como nosotros— a ver qué pex.
¡Y el pex es que llegaron más de mil personas!

30.jpg

Muchos con sus tiendas de campaña, todos con sus impermeables (¿impermeables? ¡con razón vimos puestitos en el camino donde los vendían con todo y demostración de echarle agua para ver que resbalaba!).
Los guayabos –mal acostumbrados al solecito permanente- preguntamos si mejor tenían playeras, y sí, con luciérnagas fosforescentes y todo y las compramos muy contentos.
¿Impermeables?

Después de comer, ¡siesta time! Un poco incómodo, hombres y mujeres compartiendo baño y camas matrimoniales.

31.jpg

La cita para que salgan los grupos es a las 8 en “el letrero”.

Hay itinerarios largos, medianos y cortos. Herr Editor desde luego quiso imponerse gritando “Corto”, pero no le hicimos caso y nos pegamos al primer grupo que salía rumbo a lo más escarpado del bosque.
Todos –menos nosotros- llevaban impermeables.

El “monitor” (en Tlaxcala no son nomás guías, ¿ven?) nos contaba y revisaba, y nos mantenía casi agarrados de las manos asegurándose que no nos separáramos. Éramos como 90 por grupo.
“Ay, para que tantos cuidados, ni que nos fuéramos a perder” dijo un guayabo que se había quedado atrás.
En ese momento de entre la maleza saltó un coyotote mostrando todos sus dientes y el infractor corrió hasta trepársele a Herr Editor (es que es el más grandote) y casi tirarlo.
El monitor solo alcanzó a gritar.
“¿Todo bien allá atrás?”
¡Siii!… repetimos todos los de M/V, abrazados.

El avistamiento… pues qué les podemos decir. Te piden silencio y nada encendido. Nada de pantallas de celulares, porque se espantan los animalitos. Vimos como mil, padrísimo, las de arriba son los machos que sobrevuelan a las hembras, que se ponen todas coquetas en las ramas bajas. Cuando una de ellas ve a un galán que le gusta (ve tú a saber qué les miran desde abajo) le “echa las altas” (así dijo el monitor) y el galán se echa en picada.

Lo demás no tenemos por qué contárselos, pero en ese momento cayó el primer rayo.
“¡Agrúpense! ¡Todos juntos cerca de mí!” y se arrancó de bajada a paso veloz y con solo una lucecita para guiarnos.
No lo dijo, pero seguramente en cada grupo –o por lo menos en cada temporada- se le pierde uno, a otro se lo come un coyote y a un tercero lo achicharra un rayo.

Corrimos de bajada sobre el lodo y casi todos agarrados de las manos (ya se imaginan) hacia el valle que estaba todo apagado. Apagan TODAS las luces para que uno pueda ver bien a las luciérnagas. Pero con el cielo cayéndose a pedazos (¡los impermeables!) rayos por todos lados y coyotes seguramente ocultos .

El caso es que el camino de regreso pasaba cerca de nuestra cabaña (y de La Generala estacionada afuera, que desde lejos le prendimos las luces con el control remoto y nos guió “a casa”) así que desertamos, dijimos ni madres que merendamos en la gran cabaña y corrimos a protegernos.
De todo, porque como otros 300 vieron las luces de nuestra camioneta y se lanzaron detrás.
A patadas, engaños y mordiscos logramos que se siguieran hasta la gran cabaña, les dijimos que había consomé calientito, aunque sabíamos que solo había pan duro y café, jeje.

Nunca habíamos estado tan mojados. Herr Editor se puso la toallita tamaño servilleta que nos dieron a cada uno “para bañarse” en la cabeza y decía sombríamente que se iba a morir de neumonía.
Nah, la verdad nomás parecía Obi Wan Kenobi, pero muy enojado.
obi wan kenobi
“De haber sabido lo que significa el #$%&? Turismo de Aventura
¡ni me apunto!”

Pero sirvió, porque estaba tan enojado que cuando a medianoche oíamos a los vecinos gritando y carcajeando –porque previsoramente habían llevado tequila a su cuarto- se les fue encima dando zapatazos en su puerta y se callaron.

Por suerte, no le abrieron porque se hubieran pegado el susto de su vida con un Obi Wan de casi dos metros de altura, la cara cubierta y un enorme zapato en la mano.

Llegó el domingo, hora de volver a la Oh, Gran Cabaña, unos pasos debajo de una colorida estatua a la Luciérnaga, a ver qué nos daban de comer.

Y nos dieron, rico, aunque nunca habíamos desayunado chilaquiles con ponche de frutas, por ejemplo.
A estas horas ya se habían ido casi todos los 2,000 que acamparon y solo quedábamos los “élite”(o sea con cupones, jeje) y por cierto, entre los de cabaña estaban otros tres grupos de colegas exploradores que ¡también venían en Expeditions!
No nuevas como la “nuestra” pero igual de eficaces, nos contaron. Por eso los cachamos al amanecer admirando a la Generala y nos traspasaron a preguntas, así que en agradecimiento a Ford por el préstamo, nos convertimos en sus mejores vendedores, contándoles todas las novedades.
Uno de los más interesados resultó dueño de un campo de golf en Puebla, así que seguro puede pagarla.
Nosotros no.Y bueno, ya era hora de regresar.
¡Ahhhhhhh….!

Horas más tarde, ya de nuevo en territorio tlahuica –otros que opusieron feroz resistencia contra los nahuas pero también contra los españoles- como que nos empezó a dar hambre.
Con tanta emoción, no tuvimos la elemental precaución de detenernos a comer en Yecapixtla, así que propusimos una alerta hambrienta a ver quién detectaba comida. Y luego luego surgió la inventiva de uno de los ingenieros de pruebas.

La Expedition Platinum tiene una función de ladar (combinación de radar con sonar) para advertir de emergencias en el camino, pero en el camino la reeducamos al entorno morelense para que detecte cecina en lugar de obstáculos.
Ahora, en vez de advertir la emergencia, pone la direccional y solita se desvía cuando detecta un puestito con tacos de la misma. Así asaltamos uno que prometía (aunque ya no era) genuina de ese lugar.

El retorno no tuvo incidentes, salvo que en la subida de Yautepec rumbo al retorno cerca de la Pera, ya están construyendo otros dos carriles pero mientras tanto, cualquier camión lento subiendo, atora a los demás creando colas de kilómetros.
Chín, qué pena para los morelenses al recordar las eficientes carreteras de aquel lado de los volcanes.
Pero no contaban con las maravillas de la Generala, que analizando el prospecto de dos horas extra a vuelta de rueda, ella solita con su discreta perilla de velocidades en la consola y fáciles botones anexos nos propuso dar vuelta en U, brincarnos las trancas de la obra y bajar un tramo por el todavía inexistente carril de bajada –pura grava, canales y algunas profundas zanjas- mediante la aplicación de su tracción total y hasta con el divertido Hill Descent Control (que ya habíamos puesto a prueba satisfactoria en los lodazales del bosque alto) nomás que ahora en régimen alto y sin candados. Nos volvimos expertos. Échenos a un jeep y nos lo comemos, porque la gran virtud de la Expedition es que nunca, nunca pierde la compostura, sea como sea el piso y ande como ande el clima.

Un deleite ver las caras de sorpresa de los demás, que nos veían con asombro rodando con todo confort y a buen ritmo pese al suelo garapiñado.
Eso sí, tuvimos buen cuidado de no apachurrar algún teporingo (o sea el célebre y endémico “conejo zacatero”) que todavía no se haya acostumbrado a usar sus nuevos pasos subterráneos.

¡Y adióoosss a los que siguen atorados ahí!

staff

 

@FordMX

 

YA VIENE! “Completamente Nuevo” (?) BMW Serie 3. Y sí, nuevo sí es, pero está igualito.

Seguimos sin poder ver dónde están los cambios, pero sabemos que los hay.

serie 3 cola.jpg

La verdad, lo único adicional que hemos averiguado acerca del inminente cambio del caballito de batalla de la marca bávara, es que ya conocemos cómo vendrán las configuraciones de motores y de cajas.

Sabemos, pues, que habrá una versión “barata” (ejém, digamos, más accesible) con un motor de 3 cilindros y pocos centímetros cúbicos.
Y que subirán los desplazamientos y el número de engranes hasta llegar a las versiones M de alto desempeño.

 He aquí la tabla de configuraciones.
(Algo es algo, dijo el calvo.)

 

Versión                                Potencia                    Transmisión                                     Eje Motor

motores

MUSTANG: LISTO PARA COMPETIR EN NASCAR 2019

 

Ford presentó el nuevo Mustang que competirá en Monster Energy NASCAR Cup Series 2019. El auto deportivo coupé más vendido en el mundo debutará por primera vez en la historia en la carrera de las 500 millas de Daytona de 2019 en febrero

 

Ciudad de México, 14 de agosto 2018– Ford presentó por primera vez a Mustang NASCAR Cup como el nuevo automóvil de carreras– el deportivo más vendido a nivel mundial – que competirá en la serie automovilística de la Copa NASCAR.

NASCAR

“Mustang ha competido desde que salió a la venta por primera vez en 1964”, dijo Hau Thai-Tang, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo de Producto y Compras de Ford, quien participó en la presentación del automóvil. “Después de más de medio siglo, se siente de maravilla que Mustang participe en la serie de carreras automovilísticas más popular y de mayor jerarquía en los Estados Unidos”.

Antes de que Mustang se convirtiera en un ícono mundial, su primera competencia fue en 1964, cuando de forma sorpresiva ganó el Tour del Automóvil de Francia, un agotador trayecto de 4,000 millas, en un rally de 10 días. Tiempo después, comenzó un legado de carreras en SCCA Trans-Am, IMSA, NHRA, Formula Drift y NASCAR Xfinity – la segunda categoría de NASCAR Cup Series.

“Desde que anunciamos en abril que Mustang llegaría a la Copa en 2019, no hemos escuchado más que comentarios positivos, dijo Mark Rushbrook, director global de Ford Performance Motorsports. “Nuestro equipo en Ford Performance ha trabajado duro con el equipo de Ford Design para crear un Mustang que sea competitivo en la pista y que a la vez se mantenga fiel a su orgullosa esencia. No podemos esperar más para verlo ganar carreras en la NASCAR Cup Series el próximo año”.

Los equipos de Ford Design y Ford Performance trabajaron de forma cuidadosa para traducir el estilo propio de Mustang cumpliendo con las reglas de NASCAR, garantizando que Mustang se luzca tan bien en la pista como en las calles.

Los 13 conductores de Ford que compiten actualmente en la Monster Energy NASCAR Cup Series estuvieron en la sede central durante la presentación a los empleados de Ford, junto con los dueños de los equipos y los ejecutivos de NASCAR.

“Estamos deseosos por ver el Ford Mustang, un ícono cultural, en la pista de la serie más competitiva de todo el deporte motor”, comentó Steve O’Donnell, vicepresidente ejecutivo y Jefe de desarrollo de Carreras de NASCAR. “Nuestro deporte espera ansioso el desempeño, estilo y la algarabía que Mustang traerá a la pista cada fin de semana comenzando con las 500 millas de Daytona en 2019”.

Mustang ha estado compitiendo tiempo completo en NASCAR Xfinity Series desde 2011 y ha ganado un campeonato en todas las temporadas a excepción de una. Ricky Stenhouse Jr. ganó el campeonato en 2011 y 2012, mientras que Roger Penske obtuvo el título como campeón en cuatro de los últimos cinco años.

Este anuncio forma parte de las actividades que forman parte de la celebración del Mustang 10 millones que se produce en la línea de ensamble en Flat Rock, Michigan.

La primera carrera para el nuevo NASCAR Mustang será en las 500 millas de Daytona del próximo 17 de febrero de 2019.

 

@FordMX

Contacto: Chevrolet Silverado 2019

Presentación a la prensa en la que lo más entretenido fue ver a unos leñadores dando hachazos.

2019-chevrolet-silverado-first-drive (1)

Ciertamente, Chevrolet ha sido la marca más adormilada en actualizar sus pickups y nuevamente parece haberse quedado atrás de Ford y Ram.  Incluso el rediseño, en especial el frontal, parece haber sido hecho por un comité indeciso que teme atreverse demasiado.

En la presentación de la nueva Silverado (hubo dos versiones a probar aunque existen cuatro): el cuatro cilindros turbocargado que será el motor base, luego el V6 de 4.3 litros (que tendremos en México como base) y hasta arriba quedan los que manejamos en grupo, o sea pocos ratos en cada uno: los V8 en desplazamientos de 5.3 y de 6.2 litros. El primero con 355hp y el segundo con 420 hp, respectivamente.

2019-chevrolet-silverado-first-drive

En estos últimos se presume la caja de 10 cambios desarrollada en coordinación con Ford  que sí nos gustó. Las otras (de 6) parecían dudar a cada rato y se sentían desganadas.

La marcha es suave, cierto, como siempre la más suave de las tres contendientes, pero a cambio la que más padece bajo carga máxima y si se te ocurre tomar una curva -por más leve que sea- con carga alta, sientes que te carga el payaso.

En fin, se repite el mismo numerito que con las SUVs donde parece que GM está jugando más bien a las escondidillas que a convencer nuevos clientes o, vaya, hasta a los antiguos que siguen aferrados a un camioncito ya bastante sin gracia aunque le laven la cara y le suban los letreros.

 

fuente: Motor Press Team 

Sonido a Bordo: ¿Cómo se siente la alegría absoluta?

La añorada autora de esta gustada ( y a veces melancólica) sección regresa con una nueva colaboración que esperamos disfruten sus fans

3 toulouse.jpg

Hace algunos meses tomé una decisión que cambió mi vida. No, no decidí ponerme a dieta ni meterme a estudiar otra carrera.
La decisión que tomé fue la de cambiar mi vida.
Por completo.
Me cambié de país, de continente.
Dejé allá lejos a mi familia. Dejé mi trabajo y a mis amigos, algunos nuevos y otros de toda la vida.

Suena duro. Y lo es. Pero esta es una decisión que tomé por mí, para darme la oportunidad de probar lo que hay acá afuera, en el mundo. Quería saber cómo sería vivir en el otro lado del planeta, en esos países que había visitado y me causaban tanta fascinación.
¿Serían igual de hermosos después de la vacación?

4 toulouse

¿Seguiría dándome esa mezcla de emoción y melancolía escuchar “La Valse d’Amélie” (*banda sonora de la película El Fabuloso Destino de Amélie Poulain) mientras me imaginaba vagando por París, cuando pudiera hacerlo todo el tiempo?

Y así, mi destino se me puso enfrente y, siendo cuidadosa de no pensarlo demasiado, dije que sí y me mudé a Francia. A Toulouse, específicamente, a unas horas al sur de París.
No puedo negar que durante las primeras semanas me sentí de viaje, conociendo lugares nuevos, queriendo visitar todo y comprarme recuerditos de cada esquina. Esa musiquita alegre, tan francesa, de Amélie, me inundaba. Casi mato a mi pobre perro (el Chueco, para quienes no lo conocen)

chueco
por agotamiento tras las caminatas de 5 o 6 horas cada mañana y a mi marido con mi emoción desbordada por viajar todos juntos en tren en Europa.

Poco después llegó el pánico: “¿Qué diantres estaba pensando? ¡Si yo no hablo francés!”. Había dejado un buen trabajo, todo lo conocido, ¡por un país donde no recogen las popós de los perros y comen quesos apestosos!

Luego, el pánico se transformó en tristeza; salía a caminar con Chueco y me ponía a escuchar “Comptine d’un autre été”(*), llorando, extrañando lo que ya no tenía. De repente me costaba trabajo recordar por qué había tomado esta decisión.

Hoy, varios meses más tarde, sigo aquí, viviendo felizmente en Toulouse. Disfrutando mi nueva ciudad y aprendiendo a amarla con lo bueno y lo malo. Sin tacos, que es lo más triste. Ayudada por la tecnología que me permite ver a mi familia cada semana y platicar con ellos como si estuviéramos en la misma sala.
Ya entiendo mejor el idioma, lo que ayuda muchísimo, y me permite empezar a crear amistades nuevas.
Eso sí, sin tacos. En serio, es lo más terrible.
Me convertí en uno de esos migrantes que darían su reino por una salsita verde.
Pero cada vez que me entra esa nostalgia otra vez, voy y me compro un queso maravillosamente apestoso y una baguette crujiente y calientita que muerdo inmediatamente.

Me siento en nuestro parque del barrio, el Jardin Royal,
5 jardin royal.jpg
a observar el laguito y a todos los patos, junto a mis grandes amores (mi perro y mi esposo, no entremos en la discusión del orden de la lista), y respiro.

Cuando tomé esta decisión, no tenía idea de la cantidad de sacrificios que tendría que hacer. ¿Que cómo se siente la alegría absoluta?
Poniéndome unos audífonos, con la música de Amélie a todo volumen y vagando por mis nuevas –aunque tan antiguas- calles, con mi corazón bien amarrado a todo lo que se quedó atrás. Vale la pena.

Candia Novaro

https://www.youtube.com/watch?v=2dNumlvJEgg&t=27s (Soundtrack completo)