Anuncios

Razones por las que no deberías comprar un auto de lujo o, dicho de otra forma, ¿por qué no ves muchos Bémes y Meches viejos rodando?

(Ojalá entiendas inglés texano).
Pero si no, da igual, porque es lo que Motor y Volante ha dicho siempre.

El hecho de ver pocos Bémes o Meches viejos rodando no significa que tengan mala calidad. (Aunque a veces…).

También hay que reconocer que aún de nuevos estos coches no eran mayoría. Vamos, si ves más Tsurus rodando es porque en cada año se vendieron muchos más Tsurus que Bémes.

Pero el costo de mantenerlos es tan elevado (las refacciones y servicios) que mejor los abandonas.

Las agencias (o la marca) insisten que sus autos son “de lujo” en vez de recalcar que son de “calidad”. Y con esa justificación, te cobran carretadas de dinero por servicios, reparaciones y refacciones.

Y llega un momento en que simplemente ya no vale la pena. Sobre todo porque al paso de los años, el valor residual disminuye y las refacciones son cada vez más caras.

En Europa no sucede así, porque allá no son autos de “lujo” sino de “calidad” y en las agencias te tratan como si llegaras en un coche común y corriente.

Acabábamos de publicar esto, y comenzaron a llegar comentarios de clientes insatisfechos, como este amable lector nuestro, que incluso anexó foto de su Mercedes:

“Dímelo a mí, lo cuidé como bebé, falló a los 20,000 km y la reparación $60,000 ¿Y su limitada garantía de dos años?🤬”

El diagnóstico de la agencia -añadió al preguntarle- fue:
“Falla de lubricación en engranes de distribución”.

Esteee… ¿no es eso lo que se supone que al escoger un auto de alto precio no va a suceder?

Mejor vámonos a Europa, allá estos coches vienen en versiones de trabajo, con calidad, mantenimientos a costo normal, no nomás llamados “premium” o “de lujo” pero que te dejarán en la ruina.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: