Anuncios

A PRUEBA:  Suzuki Swift Sport Booster Jet

Doc Montaño regresa a nuestras páginas y junto con Gustavo Iriondo  inaugura nuestro nuevo Centro de Pruebas en Querétaro con este fantástico automóvil.

WhatsApp Image 2018-07-01 at 15.20.38

Tomado de la revista Motor y Volante de Agosto; el reportaje completo lo encuentras en
https://es.calameo.com/read/000014697a333249ec0d5

Hace ya un tiempo que no pruebo un auto (oficialmente), aunque debo confesar que cada vez que me subo a manejar un coche, realmente es para probarlo (y probarme), disfrutar de la experiencia de manejar y llevarlo a sus límites (y los míos) y no solo en cuanto a velocidad tope ni agarre absoluto, sino de alguna manera domado, aunque sea ir tranquilo por cualquier avenida o carretera.

Suzuki-Swift_Sport-2018-1024-21

Cuando Herr Editor me contactó preguntándome si podría estar interesado en probar el nuevo SSSBJ, inmediatamente dije que sí. Además, yo ya lo había visto circular y me llamó la atención lo bien que les quedó estéticamente la nueva generación.

Tuve la oportunidad de manejar previamente el Swift de una generación anterior, el diseño era muy alegre, una especie de Mini Cooper al estilo asiático, muy agradable de manejar, pero un poco suave en todos los sentidos, la potencia era apenas adecuada, la suspensión también y los acabados… pues también.

Suzuki-Swift_Sport-2018-1024-18

Ahora, el diseño es mucho más agresivo y juvenil. La parrilla, tan importante, me gustó mucho. El perfil, de dos volúmenes es inconfundiblemente Swift y la parte trasera, muy bien lograda, lleva el mismo lenguaje que el frente. Me gustaron los terminados tipo fibra de carbón tanto al frente como atrás, en lo que asemeja un difusor.

Los dos escapes también le dan un toque muy deportivo y el toque maestro son los asientos que dan una excelente sensación de soporte, sin que sean demasiado intrusivos.

Suzuki-Swift_Sport-2018-1024-26.jpg

Ahora bien, al manejo.

Primero, el acercamiento: para abrir la puerta podemos usar el mando o podemos presionar el botón en la manija, una vez para la puerta del conductor, dos para todas las demás.

Al sentarme, esos asientos realmente se ven y se sienten padrísimos, como invitándonos a ir a un autódromo o a alguna carretera con curvas.

Suzuki-Swift_Sport-2018-1024-34

Me sentí un poco decepcionado porque no era de transmisión manual, pero, por otro lado, me dio mucha curiosidad que fuera automático. No sabía en ese momento si era CVT, doble embrague o automático de convertidor de torque.

Al encender el motor, vi que no vibra y me decepcionó, no se oye muy deportivo que digamos. Más bien, nada. Un sonido un poco más ronco hubiera sido genial. Los autos deportivos se deben disfrutar con todos los sentidos y el del oído no es menos importante.

Sin embargo, sigo viendo elementos que indican que este es un modelo enfocado al placer de conducir, con las famosas paletas para los cambios de velocidades y el tacómetro y el velocímetro del tamaño ideal.

La línea roja del tacómetro a 6250 RPM no está tan clara de ver, ya que parte del fondo que también es rojo. Insertado hay un medidor de temperatura de agua (también redondo)

El velocímetro indica 260 km/h (¡hmm!), habrá que ver…  Y el medidor de gasolina dentro de éste.

WhatsApp Image 2018-07-01 at 21.36.53

Hay una pantalla de información entre los dos relojes, que tiene varias opciones:

  • reloj analógico para indicar la hora, muy claro de ver.

  • indicador de potencia y torque

  • presión del turbo y temperatura de aceite

  • indicador de consumo de gasolina

  • historial de promedio de velocidad

  • gráfica de qué tanto aceleramos o frenamos, con nivel de intensidad y da un historial de 10 segundos

  • acelerómetro

En fin, suficiente para estar más que entretenido.

WhatsApp Image 2018-07-01 at 21.37.52.jpeg

El sistema que ahora le llaman infotenimiento, la “pantalla”, que yo le digo radio, incluye el Apple car play, que al conectar el celular con el USB, despliega toda la información.

La calidad del sonido es bastante aceptable, el modo para seleccionar es bastante amigable y la recepción es apenas aceptable.

Durante uno de los recorridos por la sierra, justamente estaba tratando de escuchar la narración del partido entre Croacia y Dinamarca y será que ya hacía mucho que no sintonizaba AM, pero qué feo se oye y con cuánto ruido. De cualquier manera, medio entendía el partido.

Ahora sí, a manejar.

WhatsApp Image 2018-07-01 at 21.37.53

El coche es más que agradable de manejar en la ciudad, con una respuesta inmediata del acelerador, no parece para nada ser un turbo. Es ágil, la sensación de la dirección, que es asistida eléctricamente, es buena, tiene buen “peso”, el volante es muy agradable al tacto y aunque es más bien delgado, me gustó mucho.

En carretera, el coche sigue siendo más que ágil. ¡Cómo me hubiera gustado correr un rally en él! Pero como hace 18 años que corrí por última vez, no hubiera tenido competencia.

No cabe duda de que la tecnología avanza.

La transmisión es adecuada, ya en carretera no importa mucho si seleccionamos D o M para manejarla manualmente, al llegar a las 5800 RPM cambia de velocidad queramos o no, vayamos en automático o en manual. Los cambios son suaves, aunque no muy rápidos.

Está bastante bien aislado y circular a un paso de 140 – 150 no genera mayor ruido, ya dentro de la sierra. Pasando Bernal y hacia Tolimán, donde yo le llamo mi patio de recreo, había tránsito normal y la verdad es que rebasar realmente era muy sencillo, me sorprendió la facilidad con la que pasaba de 60 a 160.

Logra el 0 a 100 km/h en 8 segundos a esta altitud, superior a los 2000 snm.

Las subidas no le cuestan. Los frenos, más que adecuados, haciendo lo propio, bajando también de 160 a 60 sin problema. Muy precisa la dirección, meter la trompa (Herr Editor diría “meter el eje delantero”) cuando había que apretar la línea, ya sea por darle más espacio a los que llegaban en la otra dirección, en las zonas donde la carretera se pone más trabada, no costaba trabajo. Los frenos no mostraron la menor fatiga (habría que probar en un autódromo) pero en un manejo más que recio, la verdad es que se sienten de maravilla.

La máxima velocidad que pude observar fue de 210 indicados en velocímetro, que resultaron ser 205 reales, los pudo levantar en 5a, en 6a ya no daba más. Muy buena velocidad para probar los radares de la policía.

El consumo de gasolina se mantuvo todo el tiempo en los 11 km/l, excepto cuando anduve en la sierra, ahí la verdad es que no me fijé pero digamos que bajó poco más de 1/4 de tanque en tan solo 70 km, pero 70 km muy rudos. Dudo que un matrimonio se mantuviera sano con ese tipo de manejo. El regreso ya fue de Vizarrón, que vive del mármol, hacia Cadereyta, Ezequiel Montes haciendo parte de la ruta del vino y manejando ya de manera civilizada. En total 200 km la vuelta y duró poco menos de lo que dura un partido de fútbol, ya que aún llegué a ver el final del 2o tiempo, más los tiempos extras y los penales.

Francisco Montaño Benet

N.E. El doctor Montaño, al mudarse a Querétaro, fue de visita a la Sierra Gorda y descubrió la maravilla de carreteras que hay ahí. Inmediatamente le dijo a su esposa, “si un día no me encuentrasen casa ni en el consultorio, es que me vine a dar una vuelecitta”.
Desde entonces, afirma que ha recorrido sus tramos más de 100 veces, tanto en coche como en motocicleta y también ha corrido Rallies ahí-aunque oficialmente lo niega).

 

@Suzuki_Mex

 

 

 

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: