Anuncios

¿CUÁL ES EL SECRETO DE COREA?

Corea, comparativamente pequeño al lado de sus vecinos -el gigante geográfico chino y el gigante económico japonés- se las ha arreglado para obtener una buena tajada del mercado mundial de bienes de consumo, entre ellos, los coches.

Map of North Korea and South Korea

¿Cómo lo ha logrado?
Sin duda, con tesón y trabajo duro.
Las empresas coreanas se han compactado en enormes controladoras de todos sus insumos, pero también tienen un pequeño y mal visto secreto.

Muchos mexicanos hoy se sienten agradecidos con este país porque, sin querer, “nos permitieron” jugar un juego más de fútbol en el campeonato, o algo así de vano y sin importancia. Pero así fue y corrieron a vitorear a la embajada.

Los mexicanos ni siquiera están muy enterados de que hay dos Coreas, la del Sur y la del Norte, que también cae “simpática” porque se le ha enfrentado al gigante norteamericano con un presidente que da miedo.

Corea ha sido un país muy golpeado por fuerzas ajenas a su nación.
Invadido frecuentemente, partido en dos (Norte y Sur) por decisión de dos fuerzas hegemónicas que se enfrentaban en su territorio hace más de medio siglo y, sobre todo, castigado por sus propios usos y costumbres que lo hacen ver como un mal ejemplo por sus más “civilizados” vecinos ya citados, es de todas maneras una fuerza económica notable.

Pero en efecto, no es un buen ejemplo. Miren por qué.
Desde siempre, en Corea se considera que las personas a tu servicio, o sea, los más pobres que tú, a quienes contratas, son como tus siervos.

Y como tales, en el pasado los vendían, los mataban o al menos abusaban de ellos. Hoy -igual que en el resto del mundo- ya no los venden ni los matan, nomás se los suenan.
De hecho, es un rumor a voces que los jefes en las empresas coreanas  acostumbran GOLPEAR a sus empleados y obreros.

75ab880c-add2-40bb-b271-70cff395e217

Las fábricas que han instalado en México han tenido una dosis superior de demandas ante la Secretaría del Trabajo, bajo acusaciones de agredir físicamente a empleados que no hacen su trabajo al gusto de su jefe.

Esta anacrónica costumbre es fácil comprobarla desde tu sillón favorito, con solo mirar una película o serie coreana -abundan en sitios como Netflix- donde salgan escenas laborales y verás a los “jefes” sorrajándoles fregadazos a sus empleados, sean hombres o mujeres.

Aunque no es un tema estrictamente de coches, sí nos parece interesante que se sepa este antecedente que corre por debajo del agua.
Piensa, si compras algo coreano, si no será que alguien recibió al menos un coscorrón por no hacer las cosas como le habían dicho.

Y eso, mexicano, como que uno no quisiera tolerarlo, ¿no es así?

Anuncios