Anuncios

TESLA: Lo que le sale bien… ¡contra lo que le sale mal!

         Complicada la producción del nuevo Modelo 3

liena provisuional de ensamble

Un modelo 3 siendo armado en una línea de ensamble “hechiza” y un poco a las carreras, pero avanzando

Tesla finalmente cumplió con el plazo que se había impuesto a ella misma de construir 5,000 autos eléctricos Modelo 3 en siete días.

El fabricante de automóviles informó el lunes que había concluido el periodo de tres meses que finalizó el sábado, con la construcción de 53,339 vehículos, incluidos 28,578 sedanes Modelo 3, que es un aumento del 55 por ciento en los primeros tres meses de 2018.

La producción del modelo 3 aumentó casi un 300 por ciento durante el primer trimestre de 2018 y Tesla predijo que construiría 6.000 sedanes por semana a fines del mes próximo. Según los informes, su producción trabajó en dos turnos de 12 horas, siete días a la semana.

El CEO de la compañía, Elon Musk, celebró su logro en Twitter y señaló que el equipo había construido 7,000 autos en siete días. Ese total incluyó los 5.000 modelos 3, más el modelo S y la producción del modelo X.

Tesla se había atrasado seis meses en la meta de Musk para la producción del Modelo 3 y esta demora puso presión sobre la posición de efectivo de la empresa, llevó a Moody’s Investors Service a degradar su deuda y contribuyó a que sus acciones retrocedieran 5.6% en el último año.

Después de no haber cumplido con dos fechas de entrega anunciadas, Elon Musk reconoció que habían cometido errores y puso la producción a toda marcha.

Sin embargo, según afirman algunos inversionistas, ex ejecutivos de Tesla y allegados, Musk puede ser su propio peor enemigo, al anunciar públicamente expectativas poco realistas y a veces mostrando un estilo de administración errático que complica los desafíos que enfrenta la empresa.

Es un momento crucial para Musk y Tesla, ya que la empresa busca producir en masa el Modelo 3 para transformarse en un fabricante automotriz importante y rentable. Tesla tiene unos 40 mil empleados y un valor de mercado de 58 mil millones de dólares.

Mientras Tesla batallaba para producir el Modelo 3, Musk desestimó las advertencias de ejecutivos sobre las metas de producción, complicó el proceso de ensamble y asustó a Wall Street.

Al menos 50 ejecutivos de más alto rango se han ido en los últimos dos años. Sin embargo, Musk le resta importancia y dice que la rotación de ejecutivos es algo que sucede en las grandes empresas.

Según James Anderson, quien supervisa la inversión en Tesla de Baillie Gifford, el tercer accionista institucional más grande del fabricante automotriz, que posee casi 13 millones de acciones, “la organización y la ejecución es donde él no parece ser tan bueno como otros grandes líderes”. No está totalmente seguro de que Musk sea el líder adecuado para Tesla en un futuro, pero se mantiene paciente debido al potencial.

En un principio, Tesla había planeado aumentar gradualmente la producción del Modelo 3 con el objetivo de hacer un total de 500 mil vehículos, incluyendo otros modelos, en el 2020. Sin embargo, Musk quiso acelerar la producción tras un interés sorprendentemente fuerte en el Modelo 3, del que recibió 180 mil reservaciones en las 24 horas tras anunciar el auto, que tiene un precio inicial de 35 mil dólares.

Sus ejecutivos se opusieron, advirtiendo que no era factible porque el diseño del auto aún no estaba asegurado, los robots y el herramental no estaban listos y había que solucionar problemas inevitables en el complicado proceso de ensamblado hasta finales del 2017. Pero Musk declaro públicamente en mayo del 2016 que Tesla produciría hasta 200 mil autos Modelo 3 en el segundo semestre del 2017, aunque terminó haciendo unos 2 mil 700.

model_3--side_profile

En julio del 2017, Musk anunció que había iniciado la producción y redujo los planes, al prometer 20 mil unidades del Modelo 3 en diciembre. Tesla aún estaba haciendo partes a mano del Modelo 3 en las primeras semanas de producción. El taller de carrocería no quedó totalmente instalado hasta septiembre y tomó semanas de calibración para asegurar que los robots evitaran colisiones en medio del ballet de soldar las piezas del auto.

Tesla instaló mil 28 robots en su taller de carrocería en Fremont, con alrededor de una tercera parte colgados de cabeza para que la compañía pudiera introducir más aparatos en ese mismo espacio.

En la planta de baterías de Tesla, en las afueras de Reno, Nevada, los diseños para los robots automatizados eran tan complejos que no podían hacer las baterías.

La fábrica Tesla en Fremont batalló para implementar el sueño de Musk de un sistema auto-matizado de banda transportadora que operara debajo de la línea de ensamble general.

A diferencia de las plantas automotrices típicas donde los trabajadores entregan partes a las estaciones de trabajo, Musk quería que cajas llevaran las partes a elevadores automatizados que subirían el número correcto de partes en el momento adecuado.

Tesla invirtió entre 80 millones y 90 millones de dólares en un sistema de bodega automatizada, de acuerdo con una fuente, pero los ingenieros batallaron para ponerlo en marcha.

Fuentes: Wall Street Journal/Reuters/AP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: