Putin estrena nueva nave ¡y qué nave!

Si el poder de los políticos se midiera por sus coches, éste les gana a todos.

2

La nueva limusina de Vladimir Putin se apega a la posición de poder que Rusia ha adquirido de nuevo.

Y decimos de nuevo, porque no olvidemos que ese enorme país ya ha derrotado -casi a mano limpia- a enemigos del calibre de Hitler y de Napoléon.
Vaya, ¡si hasta Trump se le cuadra!

El auto tiene el emblema Kortesh, algo así como “Cortejo” o “Desfile”, con un apabullante frente con parrilla que realza su estatura, aunque los faros nos recuerdan a los del Chrysler 300.

La cola es larga con luces al estilo de los grandes carruajes europeos… o para que nos entiendan (porque en las fotos que nos llegaron no se ven) como de un Clase S,  pero en gigante.

Y de ahí el motor, que es un V12 turbocargado con 850 caballos acoplado a una transmisión automática de diseño y manufactura rusa, con 9 velocidades.

Desde luego, el blindaje es como para sostener a la Luna si se le cae encima, así como todo un sistema de comunicación como si estuviera sentado en su escritorio en el Kremlin.

 

 

Anuncios