Advertisements

Regal GS 2018: un Buick muy… ¡alemán!

GM México no ha decidido si traerlo o no. Sigue anunciando el 2017
¡y éste sí sería un gran cambio!

 

3.jpg
Tuvimos oportunidad de manejarlo -aunque no en México, sino en el equivalente texano de las lagunas de Zempoala- porque aquí GM no nos quiere prestar coches porque somos demasiado criticones.

2.jpg

Y bueno, no pasa nada, nos vamos al otro lado (al cabo que disfrutamos mucho manejar y mil kilómetros no son nada y sirven para probar algún otro modelito que tengamos en las manos) y allá sí nos lo prestan.
Sin regañarnos después.

 

7.jpg

Y curioso, en este caso, ni nos regañarían proque el auto nos encantó. Cierto, no es para todos y no vemos a un estudiante de prepa encantado yendo al Green Hills en su Regal GS con sus cuates, pero sí a su papá, o a su mamá, yendo a recogerlo en esta deliciosa nave americana.

¿Nave? ¿Americana? ¡Ninguna de las dos!

4.jpg

ESTE AUTO ES TODO UN CAMBIO

Este auto surge directito de las mesas de diseño y líneas de ensamble originales del Opel/Vauhhall  Insignia.
Claro, al brincar el charco le dieron la nacionalidad americana y el apellido “Buick” y le pusieron en el cofre una maquinota V6 de 3.6 litros y le dejaron/maquillaron las líneas que redundan en una belleza que, en efecto, suma los atractivos de un sedán con los de una “Shootingbrake” como le llaman allende el Atlántico a a las guayines deportivas.

5.jpg

En fin, que le disimulan lo alemán y lo visten y lo venden y lo anuncian muy a la americana -no sabemos cómo le harán en México, si deciden traerlo porque hasta ahora no lo han anunciado localmente- y nos presentan (bueno, “les” presentan a los primos) un producto francamente extraordinario.

Mal hará GM México si no lo trae respetando la valiente y honesta estrategia gringa, pensando que este auto de franco manejo europeo defraudará lo que los mexicanos píensan de Buick, una marca como para viejitos aburridos.

Sin duda, muchos se rascarán la frente al mercadearlo como Buick, pero ¿y por qué no? Claro, bastante la echaron a perder -al menos aquí en nuestro país- vendiendo modelos coreanos disfrazados con el emblema y marca de las banderitas, pero, vamos,  si GM hace lo mismo desde el Aveo o Cavalier para arriba (o sea, venderlos como Chevrolets genuinos cuando son un coche indio y otro chino) ¿por qué no hacerlo ahora al revés?

¡Vender aquí un ESTUPENDO auto alemán como si fuera americano!

El auto que probamos (GS) trae tracción integral y caja con doble clutch, frenos Brembo y un bastidor tan profesional como un doctor a la antigüita,  una combinación fantástica y nos lo llevamos a las afueras de Austin donde por lo menos hay montañas y bosques. ¡Una delicia el GS y más con la maquinota que haría babear a clientes germanos!

La respuesta en los altibajos del piso en esa zona fueron punto menos que espectaculares (nos recordó nuestra carretera secreta “598”, donde hacemos nuestras pruebas en curvas ciegas súper peraltadas y con pendiente) y aunque este coche es  mucho más grande de lo que cabría en la “598”,  no importaría, porque se sentía así, ligerito y ágil.

Nos recordó, toda proporción guardada, pero es la verdad, el manejo del BMW M5, que se siente que te lo pones y sigue tus movimientos como un guante, no como una gabardina.

En EEUU hay versiones con motor 2 litros turbo de 250 caballos y ¡295 libras! y Buick allá compara (por lo menos internamente) su Regal GS con Bémes Serie 4 Gran Coupé o el Audi S5 Sportback, pero si nos preguntan, preferimos este V6 que genera 310 caballotes y 290 libras sin tener que “soplarle” nada.

Tiene tres modos de conducción, Normal, Sport y GS y jugar entre estos es muy, muy ilustrativo y emocionante.  Sobre todo, al curvear, donde se va un poquito de narices pero nada para asustar a nadie. Ni a los viejitos. Y con esos Brembos adelante, más tranquilos vamos.

6.jpg

Curiosamente, al contrario que en México, Buick allá denomina sus autos como “un lujo alcanzable” ( o sea, “maomeno”) y lo equipa en concordancia.
Así que no le vemos ningún material de alta calidad ni terminados de lujo. Y se los merecería, la verdad.

Pero si a cambio eso implicara precios más altos, entonces no. Nos quedamos con el Regal GS tal y como está.

¿Lo vas a traer, GM de México? ¡Dí que sí, dí que sí!
Te juramos que los de Motor y Volante seríamos de los primeros en comprarnos uno.

 

@BuickMexico

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements