Anuncios

Primer Contacto: Honda Accord

Afinando la puntería

Parece mentira, pero con esta nueva generación estamos llegando a la décima y, sin duda, durante todo este tiempo se ha logrado mantener en la mira del público buscando no solo complacer las necesidades del mercado, sino también las exigencias propias de un segmento que, con el paso del tiempo, se ha vuelto cada día más competitivo.

Aún hoy se pueden ver por las calles modelos de las generaciones anteriores y, si bien podemos decir que el look anterior era más refinado y clásico, el nuevo Accord luce más deportivo, sin dejar de ser elegante.

j.jpg

A simple vista, la caída del poste C con una mayor inclinación nos hace pensar que estamos frente a un fastback, pero es simplemente eso, una mayor inclinación que de lejos puede engañar. Esta forma es la que permite darle una mejor aerodinámica y, a la vez, también aumentar el espacio interior de las plazas traseras, facilitar el ingreso, un medallón más grande (mejor visibilidad y luz), así como una mayor capacidad de carga en su cajuela. Los faros también acompañan ese cambio, ya que ahora toman la forma de una “C”.

Tiene un tablero muy poco cargado de botones, que busca mantener las cosas simples con una pantalla táctil de ocho pulgadas (dejando de lado la doble combinación que usaba la novena generación). Según el modelo, podremos ver todavía algo más simple la consola central, con la ausencia total de palanca de velocidades o freno de mano. Ahora solo veremos botones.

Revisando las fichas técnicas, descubrimos que en la nueva generación el techo es 15mm más bajo, 10 mm más corto, que los gana de ancho junto con la distancia entre ejes que se aumenta en 55mm.

Con materiales de construcción revisados para proporcionar más rigidez y seguridad, el nuevo Accord adelgazó hasta 80 kilogramos, que se sienten mucho en el manejo vigoroso.

 

En lo referente a motorizaciones, tenemos cambios significativos, ya que el modelo base (EX & Sport Plus) trae un motor de 1.5 litros con 192 caballos de fuerza (191 lb/pie de torque) que remplaza al 2.4 litros.

La versión deportiva (Touring) ya no traerá al famoso V6 de 3.5 litros aspirado, que ha sido remplazado por un motor 2.0 litros Turbo con 252 caballos de fuerza y 273 lb/pie de torque. Según entendemos, es una versión light del motor que ofrece el Type R.

e.jpg

Detalle no menor es que la versión EX se acopla a una transmisión CVT y la Touring, más apropiadamente, a una caja automática de 10 velocidades.

Sobre la caja CVT ya hemos hablado mucho en la revista y quedamos en que no es la opción ideal, pero realmente hay que reconocer que las transmisiones de Honda en este sentido están por encima de todas las que se ofrecen en el mercado. Sin duda, se sitúan en las antípodas de las otras niponas.

Ahora, a lo que nos concierne, la prueba de manejo que se realizó desde la ciudad de México hacia Taxco. El primer tramo sería en la versión EX y de regreso, lo más divertido con el Touring.

i

Compartiendo esta aventura, dos colegas más serían mis compañeros y entre los tres nos repartiríamos los distintos tramos e intercambios al volante. El esquema tiene su lado positivo y es que permite probar el vehículo con más peso que si fuera un solo ocupante, ver el espacio que queda en las plazas traseras e ir intercambiando puntos de vista (y claro, por qué no, contar chistes y distenderse o, en mi caso, dormirme cuando hablan de fútbol americano).

Las primeras impresiones son buenas; como ya lo establecimos, el auto se ve bien por fuera y también por dentro. Si bien todavía encontramos algunos plásticos de alta densidad, en términos generales, los materiales son de muy buena calidad, un gran ensamblaje y como veríamos más adelante, una gran insonorización.

b.jpg

Destacamos (aunque parezca absurdo) la presencia de perillas para sintonizar el radio y sobre todo para controlar el volumen; parece algo muy banal, pero es que lo opuesto, es decir, que sea todo táctil como en otros, puede en algunas circunstancias ser enfadoso y hasta peligroso.

Aunque todos le hicieron el feo por el motor “chico” o la caja CVT (típico de aquellos que se guían por cifras y letras), el Accord EX sorprende porque, aunque su despegue no es el más veloz, tampoco es una tortuga. Aquí es donde vemos el trabajo fino de los ingenieros al aligerar el peso y contemplar un motor idóneo para el chasis que movería.

Ya a ritmos de carretera, se siente muy estable y las recuperaciones son progresivas. Sin complicaciones, pudimos mantener el ritmo de carretera junto a los más grandes. Puede ser la opción ideal para quien esté migrando dentro de la marca desde un Civic o simplemente para quien se aburrió de siempre lo mismo en otros modelos del segmento, que únicamente venden por la dichosa costumbre del comprador resuelto que no exige y tampoco demanda… en buen romance, un público conformista.

c.jpg

Es de destacar la confianza y éxito con que el motor 2.0 de cuatro litros en línea logra mover al Accord; es increíble su comportamiento en ciudad, pero se luce en modo sport.

Afina la respuesta del acelerador, endurece un poco la suspensión y la transmisión se vuelve una herramienta quirúrgica en los cambios descendentes y veloz en los ascendentes. Obviamente, no podían faltar las paletas tras el volante que se sienten firmes, de buen tamaño y, sobre todo, transmiten rápido las órdenes de nuestras yemas.

Tuve mucha suerte de manejar el primer tramo de regreso de Taxco, donde sin tráfico y con muchas curvas me divertí a lo grande, incluso debido a la imprecisión de un conductor que frenó saliendo de una curva ciega justo antes de la caseta, hasta probé la frenada y constaté cómo (aunque sutilmente) los sistemas y el balance del chasis se acomodaron sin sudar ni un poco. Lo cierto es que la sujeción en los asientos delanteros es muy buena, pero en los traseros sí hubo quejas del pasaje, que venía rebotando como frijol en olla grande.

k.jpg

Antagónico es el comportamiento del vehículo en modo ECON y no está mal, pero sorprende cómo puede cambiar tanto, ya que ahora los cambios se harán por debajo de las 2500 revoluciones por minuto, aprovechará todas las relaciones de la caja de velocidades y la sensibilidad del acelerador será totalmente laxa.

Para muchos, puede pasar desapercibido en el tráfico y hasta pensar que es uno más del montón y creo que es lo que varios pueden buscar. Lo que quiero decir es que, para los trayectos diarios, el Accord es un auto cómodo, con varios gadgets (en el caso del Touring, hasta cámara del lado derecho al accionar la direccional para el cambio de carril), auto hold para mantener el freno presionado al estar detenido en el tráfico y, sobre todo, económico en el consumo de gasolina.

El beneficio adicional es que, cuando te toca llevar a la familia tienes mucho espacio de cajuela, los pasajeros de segunda clase van cómodos y si te quieres divertir aprovechando el ocasional tramo de curvas, puedes hacerlo.

 

No nos olvidamos de lo más importante y es el apartado de la seguridad, donde también destaca mucho el Accord ya que en todas sus versiones cuenta con siete bolsas de aire, sistema de frenado ABS, control de tracción, asistente de estabilidad, distribución electrónica de frenado, asistente de arranque en pendiente, monitoreo de presión de llantas y en el tope de gama, control de crucero adaptativo, sensor de punto ciego, función de seguimiento a baja velocidad y sistema de mitigación de colisión con frenado de emergencia y muchos más que se conocen como parte del sistema Honda Sensing  y que puedes consultar en la web.

Como dicen, lo bueno cuesta y es por ello que si quieres llevarte la joya de la corona deberás desembolsar $554,900 y si puedes vivir sin tanto lujo y con un motor más pequeño, la versión EX $443,900.

@HondaMexico

 

Anuncios