Anuncios

¡Por fin! ¡Arriba el nuevo BMW Z4!

Arriba en doble sentido, de “¡Viva!” y de “¡Llega!”

 

Pocos coches deportivos han sido tan ansiosamente esperados por el público y particularmente sus seguidores, como el nuevo Z4.

Acá en Motor y Volante el Z4 tiene su propia historia: el día que se conocieron Nicolás Bachechi  (nuestro actual Director de Pruebas) y el inefable (saquen su diccionario) Herr Editor,  éste se quedó viendo al roadster que orgullosamente poseía el joven uruguayo, y le espetó: “Ese coche no es otra cosa que un bandido, le robó su lugar al Z3, el genuino y nunca bien ponderado roadster  de la marca de Baviera”.
No les queremos contar lo enfurruñado (¿diccionario, otra vez?) que se puso el joven charrúa ante tal ofensa al coche que estrenaba, en ese desayuno, organizado por el Club BMW, cuyos miembros habían invitado a Novaro en señal de reconocimiento a Motor y Volante, pero Herr Editor -ya  lo conocen- se resistió lo más que pudo y lo más lejos que pudieron arrastrarlo fue nomás a Tepoztlán.

Por otro lado (esto ya es una anécdota en la revista) saliendo de ese desayuno, Nico vendió su Z4M y lo cambió por un respetable M3.
Cuando se enteró, Herr Editor manifestó gran beneplácito.

Lo interesante de este nuevo Z4 es que compartirá plataforma con el primer Toyota Supra que ha salido en 15 años y aportará un motor de dos litros, capaz de erogar 180 caballos (que no suenan a muchos), si bien su ligereza -que fue su objetivo principal de diseño- lo ayuda mucho a ofrecer un desempeño satisfactorio.

Hay, no obstante, otras opciones que llegan hasta un “Paquete de Competencias” con una potencia de 385 equinos, con los que se distancia más y mejor de su hermano japonés.

 

 

Anuncios