Anuncios

El día que Motor y Volante rompió la barrera de los 330 km/h

Hace 15 años, fuimos el primer medio automotriz de América en manejar el Porsche Carrera GT, un coche ¡que estuvo a punto de no nacer!

 

El Porsche Carrera GT es producto del más raro embarazo en la historia de los superautos, ya que su existencia obedeció a una serie de decisiones tomadas sobre la rodilla. Por eso y por más que en M/V siempre denostamos a la Porsche Cayenne como un animalote un poco absurdo, a cambio debemos  agradecerle el “parto”  de este auto.

En 1992 Porsche estaba desarrollando en secreto un motor V10 para la Fórmula Uno. Por varias razones, esa intención no cuajó y la idea fue dejada de lado, solo para ser revivida a fines de los años ’90 para un competidor proyectado por Porsche para nada menos que Le Mans. Se trataba de un V10 de 5.7 litros para romperle la maraca a todos en el Campeonato Mundial de resistencia.

Peeeroooo… este proyecto también fue enlatado en el último minuto.

¿Por qué? Porque Porsche necesitaba a sus ingenieros más talentosos para diseñar la Cayenne, y con la presión de su socia Audi (todas de VW Group) que debía ingresar al WEC, se tomó la decisión.

images

Para no desperdiciar todo el trabajo que ya le habían metido al famoso V10, un derivado de 5.5 litros se instaló -nomás a ver qué decía la gente-  en el “concept car” Porsche Carrera GT. Inicialmente concebido como solo un  coche para exhibir ideas, este Porsche causó tanto revuelo en el Motor Show de París 2000 al que asistió Motor y Volante en una ocasión imborrable. Nos levantaron a las 4 de la mañana para ver (en unas pantallas que se habían instalado en el Museo del Louvre y emulando una famosa vieja filmación) un Carrera GT que salió de una esquina de París hacia donde estábamos nosotros y llegar justo al amanecer.

 

 

Wallpapers-of-Porsche-Carrera-GT_5

Fue la única manera en que la “gendarmérie” autorizó ese recorrido urbano a toda velocidad. Era domingo y los que mentaron madres fueron los parisinos por el ruidajal por todas sus callejuelas. Pero Porsche descubrió lo llamativo de su auto y decidió poner manos a la obra.

Fabricaría 600 coches de estos (a $600,000 euros cada uno), decidió inicialmente.

2004-porsche-carrera-gt.jpg

Un año más tarde, M/V recibió una invitación para ir a una pista especial (había sido una base aérea rusa en la época comunista, con pistas tan anchas que los Mig 31  despegaban de 4 en 4,  ala con ala). Ahí ya lo esperaban las llaves de uno de los primeros ejemplares de tan preciosa producción.

Nuestros lectores de esos años ya conocen la foto de Herr Editor terminando aquel circuito donde le metió 330 km/h; aparte de jugar a las deliciosas coleadas que brinda un “mid-engine” de este calibre.  Pero si no las has visto, aquí van en chiquito.

 

carrera gt2

El Carrera GT se convirtió en un superdeportivo V10 5.7 litros, fabricado  totalmente de carbono, con 604 hp que rugían justo detrás de la cabeza del piloto. Herr Editor anduvo sordo como una semana, pero no se le quitaba la sonrisa.

El auto alcanza los 100 desde la inmovilidad en apenas 3.3 segundos (igual que el Ferrari Enzo).

2004-porsche-carrera-gt (4).jpg

Hoy, uno en perfecto estado vale el doble que aquel precio inicial que sonaba exorbitante. Fue tanto su éxito -y sus ganancias- que produjeron 1,270 en total.
Hoy, el Carrera GT ya no pertenece a nadie, sino al mundo entero.

 

@PorscheMexico

 

Anuncios