Anuncios

A Prueba: Seat Ibiza FR 2018

Consolidándose como una buena opción para los jóvenes.

 

Cada día vemos en nuestras calles más modelos de Seat circulando, pero no es un fenómeno que se deba atribuir únicamente a México, sino más bien a la estrategia global de la marca.

Esto se puede apreciar con el crecimiento que ha tenido la misma por encima del 14.4 %, posicionándola como una de las marcas con mayor aumento de ventas en el viejo continente desde 2001.

Estamos hablando de una cantidad por encima de las 300 mil unidades que, si bien puede parecernos poco, es todo lo contrario si contemplamos el volumen global. Incluso México se coloca como uno de sus principales mercados solo por detrás del español, alemán, inglés y francés con pocas unidades de diferencia.

Un total de 20 mil unidades se habían vendido en México entre enero y octubre de 2017 (un crecimiento de 0.4 % respecto de 2016); marginal sin duda, pero no despreciable en un mercado en donde no perder terreno y mantenerse vendiendo o superando la cantidad de unidades con la alta competencia del segmento es toda una tarea importante.

Una estrategia agresiva; la principal ofensiva de la marca partió de la base de renovar productos ampliamente aceptados, pero también incluir nuevos y necesarios en otros segmentos, es así que vimos al Ateca, León, Ibiza Toledo y Arona.

Pero basta de cháchara, vamos a lo que les importa a ustedes que son las sensaciones de manejo y lo que nos parecen estos modelos en un primer contacto que tuvimos.

Aunque corta en tiempo y recorrido, la ruta fue bastante interesante ya que salimos desde el Bosque de Chapultepec y nos dirigimos hacia Tlaxcala a visitar el nuevo destino de moda, Val´Quirico.

Llegaríamos a nuestro destino manejando el nuevo Ibiza FR, que para nuestro beneplácito era con caja manual (así llegarán todos, al parecer, a diferencia de otros mercados en los que sí se ofrecerá automática).

Los cambios estéticos son, obviamente, los más llamativos, pero en lo que hay que reparar es en su motor, ya que ahora con inducción (turbo) y tres cilindros es una opción muy atractiva.

No es que tenga 500 caballos de fuerza, pero si eres de los que se dejan llevar por algunas cifras, te sorprenderá de lo que es capaz el Ibiza FR.

Anteriormente en agosto habíamos conocido estático (ya que no lo manejamos) al Ibiza normal, que porta un motor 4 cilindros, 1.6 litros aspirado y entrega 100 caballos de fuerza; la versión FR, aunque parezca ilógico, tiene un motor 1.0 litro de 3 cilindros, pero ya turbo, que alcanza hasta los 115 caballos de fuerza y entrega 148 libras pie de torque.

Con esto, Seat no solo cumple con el pedido vox populi de más potencia, sino que también mejora los consumos y permite a los fanáticos de la marca y de este modelo en particular disfrutar de un vehículo ya sin excusas; bueno, casi sin excusas porque nos indicaron que no llegará más la versión de tres puertas y solo contaremos con la de cinco (¿o eran dos y cuatro? Jeje).

Su escaso peso pone la relación respecto de su potencia en un parámetro justo; no es una liebre en su despegue, pero tampoco una tortuga (9.9 kilogramos por cada caballo de fuerza). Mucho de esto se debe agradecer a la nueva plataforma modular que hereda de su matriz (VW) denominada MQB que, entre otras cosas, además de reducir en casi 200 kilogramos su peso total, le otorga mayor rigidez estructural que se traduce en un mejor manejo.

 

1 (17)

 

Sinceramente nos sorprendió, una vez que rompe la inercia de desplazar la masa, lo bien que se mueve el vehículo, así como sus recuperaciones para realizar rebases.

Simplemente no esperas ir en un vehículo con un motor tan pequeño a 150 km/h en tercera velocidad y mucho menos que te vaya dando un consumo de hasta 7.5 kilómetros por litro.

El turbo “infla” a partir de las 2,500 revoluciones por minuto y sí, claro que eso se siente y mucho; pero qué esperan… es un motor pequeño y no está pensado para ir correteándolo como nos gusta, sino más bien en su economía.

1 (7).jpg

Como consejo, si te gusta ir correteándolo es mejor llevarlo por encima de las 4000 revoluciones por minuto y no dejarlo que baje, aunque, claro, a esos ritmos dejará de ser económico (aunque nada grave si crees que 6.2 kilómetros por litro es mucho para ir a 180 km/h).

El habitáculo, además de ser un poco más grande y cómodo principalmente para las plazas traseras y capacidad de carga, tiene un amplio abanico de opciones de conectividad. Y es que no podemos negarlo, pero el mercado al que va dirigido es exigente y hasta incluso podemos decir que puede ser un factor decisivo no contar con algún gadget.

Para nosotros, aunque no sea tan necesario, se aprecia mucho que el nuevo techo panorámico se pueda abrir por completo. Cosas de adultos, o al menos de los que ya vamos en los “tas” (treintas, cuarentas, cincuentas… etc.).

Los materiales del interior son en su mayoría de buena calidad y suaves al tacto, con acabados adecuados al vehículo, lo único que sentimos no está a la altura del resto son los plásticos de las puertas que son rígidos y de una sola capa; nada grave, pero sí contrasta con tanto esfuerzo en los detalles del resto. Una observación.

 

 

1 (5)

Si hemos de quejarnos de algo, podría ser del apartado de seguridad, ya que el Ibiza FR ofrece solo dos bolsas de aire; aunque quienes nos leen desde hace años saben nuestra postura al respecto (no solo las bolsas salvan vidas). En este caso, un buen chasis/bastidor merece complementarse con medidas pasivas de seguridad para sus ocupantes. De manera extra-oficial, nos informaron que ya están trabajando en la casa matriz cerca de Barcelona para solucionar este tema. Quizá los enredos de la independencia catalana distrajeron del tema a los encargados.

Nos gustó en su manejo, tanto en ciudad como en carretera, donde literalmente se destapó y sorprendió a más de un incauto, por el solo hecho de pensar que si traía un motor de 1.0, no iba a estar a la altura de seguirles el ritmo.

No todo es velocidad; el FR, como dijimos, gracias a su rigidez y suspensión, permite un manejo deportivo y vivo, sin ponerse tanto en riesgo. Como diría un amigo “está tan bien balanceado que bien podría aprovechar más motor”.

Sin duda, es una buena opción y su competidor más cercano —en nuestra opinión— es el Suzuki Swift Boosterjet. Habría que pensar en un lado a lado.

Damos por sentado que, con estos cambios, veremos aún muchos más Seat y quizás más FR que en el pasado.

En virtud de su equipamiento, el precio lo pone por encima de su hermano con motor más grande (FR 1.6 de $295,200), quedando en $324,500.

 

@SEAT_Mexico

 

Anuncios