Un Tesla S que circulaba por una típica “freeway” se estrelló  por detrás contra un camión de Bomberos de Culver City (en Califonia). El conductor del vehículo alegó que al momento del accidente manejaba con el sistema autónomo y pensó que el auto se detendría solo al descubrir un camión detenido atendiendo una emergencia, pero no fue así.   El conductor del Model S resultó ileso pero el automóvil de Tesla quedó prácticamente destrozado por el impacto.  En mayo de 2016, el conductor de otro Model S murió cuando el vehículo en el que viajaba utilizando el Autopilot se estrelló contra un camión en Florida. Tras ese accidente, la NTSB determinó que Autopilot es un sistema de conducción semiautónoma limitado y que el conductor fallecido nunca debió confiar el manejo del vehículo al sistema.

tesla2.jpg
El accidente provocó miedo en los propietarios actuales de sus autos pues temen que ya no puedan confiar en su sistema de manejo.