Anuncios

Primer Contacto: VW up! GTI

Para que tú lector, ¡estés enterado antes que nadie!

 

Y bueno, no siempre nos llevan a presentaciones interesantes como la del up! GTI.
Pero, a cambio, dado que en el exterior se nos considera un medio serio y profesional, por lo que con frecuencia mandamos para allá reportajes de autos fabricados o presentados antes en México, tenemos colegas serios y profesionales en Europa que nos devuelven el favor.

Así Motor y Volante puede ofrecerte a ti, lector, impresiones reales y profesionales de su manejo, antes que muchos otros.
Con esta información puedes hacer planes y preparar tu cartera… o guardarla para otro coche.

Los autos pueden ser divertidos en muchas formas diferentes. Aunque en general se asocia la potencia a la diversión, hay casos en los que la diversión viene de otros sabores.
Así que, pasar un rato al sol con el toldo abajo en un Mazda MX-5 es divertido. Batallar con el temperamento de un auto de carreras como el Carrera GT3, también es divertido. Que te vayan dando masaje en el asiento de una Navigator es igualmente divertido. Y así ad infinitum.

2018-vw-up-gti (2).jpg
Pero lo que no es común es encontrar diversión en un auto hecho como a pequeña escala y con un motor no descaradamente enorme.
Un auto accesible para todos, donde no sacrificas casi nada (más que la ostentación) y que, sin embargo, ¡es muy divertido!

2018-vw-up-gti (8).jpg
Se nos ocurre que su único rival directo en México será el Suzuki Swift Sport, para acabar pronto.
Por dentro cumple bien, con asientos deportivos y vestiduras en tartán escocés (no sabemos si el que vendrá a México conservará eso) y una pantalla de cinco pulgadas para los que piensan que un coche es una extensión de su celular.

2018-vw-up-gti (1).jpg
Por fuera, pues ya conocemos al up! que ya pulula muy contento por nuestras calles y que todos miramos con deleite; un coche simpático, sin duda.

El GTI (que no es idéntico al up! que viene de Sudamérica) vendrá solo en colores rojo, negro y plata. Y claro, lo distinguen las vistosas y muy rojas molduras de GTI, además de otros rines y las rayas laterales que nos recuerdan al Golf GTI Mk1 original y que, si se acuerdan, el encargado de ese diseño del GT original en Puebla era precisamente un miembro de Motor y Volante, el diseñador Carlos Sánchez, que hoy trabaja en Italia. En esos años del GT, Carlitos (trabajando para VW) fue el encargado del tratamiento estético de aquel coche, incluyendo sus vestiduras, molduras y las famosas rayas.

2018-vw-up-gti (4).jpg
Bien, ya situados en cómo se ve el coche, ¿cómo se maneja? Pues como una bala de pequeño calibre, pero una bala de todas maneras. Con su motor tricilíndrico de un litro, turboalimentado y aportando 113 caballos, manda la aguja del tacómetro enérgicamente hacia arriba, con un vigor (nuestra conductora es mujer, le gusta la poesía y todo eso, je je) que solo esperaríamos de Popeye.
Es un motor chico, de todas maneras y sus tiempos de cero a cien superarán los 9 segundos en nuestro altiplano (8.8 a nivel del mar). Sin embargo, por dentro, las sonrisas de los que van a bordo demuestran que van felices y encantados pisándole a fondo en cada curva y en cada esquina. Y no de balde, porque hay que mantener esa maquinita siempre arriba de las 2,000 rpm para mantener la diversión andando.
La caja manual de seis engranes le saca muchísimo jugo al motor, sobre todo si con ella nos damos al divertido juego de mantener la aguja siempre arriba de las 2,000. Y ya en curvas, el coche es generoso y nos regala más diversión. Sin ponernos jamás en riesgo, uno puede apuntar la nariz y con la pata a fondo dejarse ir contra el ápice casi sin mirar y cuando nos damos cuenta de que estamos por salirnos del asfalto, basta un toquecito de pedal (soltarle al gas) o de volante (bajarle al viraje) —o incluso los dos— y el GTI enano casi se crece como un profesional adulto y nos devuelve el control, puesto así como en bandeja de plata.

2018-vw-up-gti.jpg
Eso sí, no pretende ofrecer un manejo sofisticado ni permite piruetas apantalladoras; se siente más crudo y resbaladizo que sus hermanos mayores Polo o Golf GTI, así que no lo comparen. Tampoco su precio será comparable, aunque en este tema solo repetimos lo que nos dijeron desde Europa, pues acá todavía no se define.
No obstante, hubo una queja generalizada, cuando el auto fue presentado a los medios europeos (donde M/V entró de colado espiritual en manos de Alexandra, nuestra piloto muy real pero virtual para nosotros). Y esa fue la colocación del pedal de freno, que está a demasiada distancia del acelerador y no facilita el manejo profesional.
Por lo menos en la versión con el volante a la izquierda, como estamos acostumbrados en México; en esa prueba hubo de los dos.

2018-vw-up-gti (3)

 

Dudamos que nuestros dos colegas connacionales que sí fueron y ahorita apenas lo están probando, se den cuenta. Ellos tienen una orientación más bien social.
Pero volviendo a nuestras manos, bueno, las de Alexandra, nuestra inglesita guapa y portátil (escribe para diversos medios británicos) nos reporta que la marcha firme y bien amortiguada, los controles claros y precisos que ofrecen máquina y sistemas, no harán que te vengan vibrando los dientes en carreteras perdidas por ahí, como nuestra famosa “898” que en cuanto llegue acá lo meteremos a fondo.
El consumo es el de esperar: 21.3 km/litro (esa medición fue en rodaje tranquilo, no al rugirlo) y el precio allá equivale a $367 mil pesos, así que resulta complicado adivinar a qué precio llegará acá.

 

 

@Volkswagen_MX  @mauspeed 

 

Anuncios