¿Cómo se dice esa marca?

Escucha y aprende a decirlo correctamente.

 

 

 

Pero claro, si tú ya lo sabías decir bien, muéstrale esta recopilación al babas de tu compadre que insiste en decir “lamboryini” (como si dijera “espayeti”) o repite como tonto los anuncios de Nissan que ahora nos quieren cambiar el acento a Nísan cuando los mexicanos siempre lo habíamos dicho bien, Nisán.

Lo que pasa es que (según le oímos personalmente a Carlos Ghosn, presidente de Nissan/Renault/Mitsubishi) él quiere popularizarlo tal y como le dicen los angloamericanos (los de USA) “porque es el mercado más influyente”, dijo.                           Y a los demás, que nos lama la vaca, ¿no?

Los gringos todo lo dicen mal porque no hablan ni papa de otro idioma.
A la propia Renault  (que se dice “Ggenó” en francés) los gringos le dicen “Réynou”.

Ya de ahí calculen si tiene sentido esa campaña de Nissan que nos endilgan todo el día.

En realidad, como nos han enseñado varios nipones, Nissan en japonés tiene un sonido muy nasal y debe sonar como que se acentúa levemente en ambas sílabas, por lo que el sonido más aproximado a nivel internacional (menos en USA) es, efectivamente, como siempre le hemos llamado en México.
Nissán.

Otro caso parecido es Porsche, que como ven, no se dice “Porsha” como creen muchos americanos y alguno que otro menso mexicano , sino “Pórshé” también acentuando ambas sílabas.

Escúchalo y comparte.

Anuncios

Un Camino que se ilumina a sí mismo

Un investigador michoacano inventa un cemento que brilla en la oscuridad para construir carreteras más seguras.
Se trata de un un material que absorbe luz solar durante el día.

 

José Carlos Rubio, doctor en ciencias de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo –México–, ha desarrollado un cemento capaz de emitir luz en la oscuridad. Este materíal podrá utilizarse en la construcción de carreteras y, además, es ecológico y tiene una durabilidad de 100 años.

cemento-emisor-luz_3
Conducir de noche conlleva ciertos riesgos. Riesgos que se multiplican cuando las carreteras no están bien iluminadas y la oscuridad es profunda. En México los caminos rara vez tienen sistema de iluminación (por su costo) y con este material se atenuaría el riesgo.
Los vehículos actuales cuentan con avanzados sistemas de iluminación que permiten ver con relativa nitidez los obstáculos de la carretera, pero no siempre el haz de luz es capaz de iluminar todo lo que se interpone en nuestro camino.
En este sentido, el doctor José Carlos Rubio, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo –México–, ha desarrollado un cemento capaz de absorber la luz solar durante el día, para brillar por sí mismo durante la noche.

cemento-emisor-luz_2
El doctor Rubio inició su proyecto de investigación hace hace nueve años como una solución para iluminar las carreteras durante la noche a un costo muy bajo y, según explica, se trata de un producto totalmente ecológico con una durabilidad estimada de 100 años.

“Al cemento tradicional se le añade un polvo junto al agua, que se disuelve como una pastilla efervescente; en ese momento se empieza a formar una especie de gel parecido al champú, pero mucho más sólido y resistente, pero también se crean cristales que son subproductos no deseados en el cemento endurecido”, explica el doctor Rubio.

Su investigación se enfocó en modificar la microestructura del cemento con el fin de eliminar esos cristales y dejar únicamente el gel. De ese modo, el cemento absorbe la energía solar durante todo el día y la emplea para brillar durante un total de doce horas. El material creado es resistente al sol y es completamente ecológico, ya que se produce con arena, tierra o arcilla y durante su fabricación solo se libera vapor de agua. También asegura que puede emitir luz azul o verde y puede regularse la intensidad de luminiscencia para evitar deslumbramientos.
Actualmente, el proyecto se encuentra en la etapa de transferencia y comercialización, y buscando también su aplicación en yeso y otros productos para la construcción. Igualmente, ha sido reconocido por el fondo Newton que brinda la Academia Real de Ingeniería de Londres, Inglaterra.

¿Ya recibió apoyos en México? ¡Ni soñando!

aportación de Jose Ignacio González Carrasco