Advertisements

¡Absolutamente nueva Lincoln Navigator!

Nos adelantamos al lanzamiento oficial

 

La camioneta más completa del mercado en el segmento de lujo, se relanza con una vasta reconfiguración que la pone al frente de la manada. Sin más, apostamos a que es el vehículo con mayores mejoras presentados para 2018.

Comienza con una poderosa presencia -que ya la tenía, pero hoy se moderniza- y termina con colocarse como la mejor camioneta SUV de tres asientos que existe. Y punto final. O sea, ya podríamos terminar esta nota, pero hay mucho más qué decir. Los nuevos faros, parrilla tipo ballena a punto de comerse a los demás (deja tú las lanchitas, barcos enteros!) , ruedas de 22 pulgadas y calaveras a todo lo ancho imponen una fuerte impresión.


Párala en cualquier calle y la voltean a ver.
Todos. Y hasta se les abre la boca igual que su parrilla.
Pasmados.

En este momento a unos días de su presentación oficial en México, hay todavía detalles que no conocemos, como si estarán disponibles las versiones extendida (30 cms más larga) y normal o solo una, lo que es más posible dadas las características de nuestro mercado nacional.

Pero su caracter masivo, de todas formas, no sorprende ni espanta. Con sus competidoras pasa lo contrario; más de una vez hemos visto una de la otra marca atravesada en una calle, con una pobre señora batallando para maniobrar, porque aquella es torpe, desde la suspensión hasta el volante. Aquellas (ya sabes cuáles, no?) son un camión disfrazado.

La nueva Lincoln Navigator, a cambio, es un verdadero velero de lujo, un yate práctico hasta el último de sus centímetros, donde navegar (ah, con razón así se llama!) es un placer. Los estribos se extienden para ayudarte a abordar desde ANTES de que toques las manijas. Ye entras a un mundo excepcional donde te reciben unos asientos denominados “perfect position” que de veras lo son.
Si te acercas al velero (ahi en el muelle de tu garage o en el de la zona de restoranes finos) de noche, el piso alrededor de la nave se ilumina,  17 y hasta el emblema en la parrilla se enciende en un saludo marinero.

2018-lincoln-navigator-first-drive (3).jpg

 

Ya sentado al volante, la primera sensación que te da es de admiración. El tablero de isntrumentos contenido en una pantalla digital de 12 pulgadas se enciende, lo mismo que el botón de arranque. Con símbolos sencillos -Lincoln sabe que el usuario prefiere la información clara y concisa-  te avisa lo que tienes que saber. Sin exageraciones acerca de cómo está el clima en Zanzíbar o si ya nevó en Siberia. Todos los botones y perillas dan una sensación rica, entre pesadita y sólida, complementan el volante forrado en suave cuero, material presente también en las puertas junto con madera en la consola, todo suave al tacto.

Hay otra pantalla al centro, ésta de 10 pulgadas, por si quieres más entretenimiento.

Pero lo más destacado es el espacio interior. Y de eso se trataba, claro. Incluso se aprecia el enorme alojamiento disponible entre la consola y el tablero (gracias a la ausencia de una palanca ahi). Y claro, portavasos -podían ser botellas de champaña- y guardacosas por doquier. Es tan grande, que hasta hay que estirarse para tocar algunos controles al extremo opuesto de la pantalla central o los controles del toldo solar.
Decirle quemacocos sería vulgar en este lujoso entorno.

2018-lincoln-navigator-first-drive (7).jpg

Incluso los asientos del medio son de cubo, con consola. Sostienen, se mueven, se pliegan.
¡Es un yate, no un simple transporte!
Los frontales ofrecen ventilación, calefacción y masaje, por supuesto. Y sin duda, no hay punto de comparación en el confort de cada asiento, comparado con una Cadillac Escalade o una Mercedes-Benz GLS. Lincoln ya encontró la medida exacta, la posición ideal, el tacto perfecto; los otros dos mencionados todavía no.

2018-lincoln-navigator-first-drive (11)

Y eso se aprecia aun más en el tercer asiento. Gracias al buen empaquetamiento que permite la moderna suspensión trasera independiente (la Escalade todavía sigue usando el eje rígido de camión) ir hasta atrás ya no es un suplicio, sino un gusto y te deleitará ser parte de la tripulación completa.

2018-lincoln-navigator-first-drive (6)

La carrocería es de aluminio, más fuerte y ligera (-100 kg) que el acero, el motor es  el Ecoboost V6 de 3.5 litros con dos turbos y que genera 450 caballos de los grandotes además de las 510 libras pie de torque que son las que verdaderamente se lucen en la Navigator. La transmisión es la ya célebre automática de 10 velocidades.

Y bueno, tendremos que esperar hasta el 24 para que “nos la presenten” para presentarle nuestros respetos y decirle… ¡Mucho gusto, Señora, es un Honor!

 

@LincolnMexico  Lincolnmx  @rosangelaguerr5       @JulietaMelendez

 

Advertisements