Advertisements

A prueba la nueva Ford Lobo y Raptor: No conocen la palabra “imposible”

Ya lo decía Carlos Gardel en el tango “Volver”: “… 20 años no es nada …“, pero esos años son los que lleva cumplidos el modelo Lobo en el país y 174 mil son las unidades que se han vendido en todo este tiempo.

Con estas cifras y permanencia en el mercado, no en vano Ford se ha posicionado como líder absoluto del segmento con un 38 % de participación. Y este 2017 no ha sido la excepción, aumentando un 6.4 % respecto del año pasado.

También son 100 años desde que Ford comenzó a producir camiones y camionetas de carga (pick ups), ni qué decir que este éxito no se limita a Estados Unidos, sino también al resto del mundo.

Es que dentro de su catálogo la marca del óvalo se ha encargado de tener un producto para cada necesidad, ya sea de carga, confort y hasta deportiva. En este breve artículo intentaremos abarcar a todas.

DSC_0173.JPG

Aquí no aplica el hazte fama y échate a dormir, generación tras generación (si no nos falla la cuenta van 13), los ingenieros de Ford han implementado mejoras en seguridad y calidad, equipamiento, eficiencia y, por supuesto, potencia.

Es así que su estructura es de acero de ultra alta resistencia en conjunción con aluminio de grado militar; estos elementos le brindan la rigidez necesaria para soportar grandes cargas y también ser más estable y la ligereza para hacer ágil al motor y permitirle desplazarla de forma eficiente.

Por ello puede ofrecer una mejor relación entre resistencia y peso, que además permita una firmeza estructural óptima. No menos importante es que todo esto también la hace más segura, ya que cuenta con 12 puntos de absorción en caso de impacto.

Carrocería de aluminio 2.JPG

Hablando de seguridad, como era de esperarse las calificaciones obtenidas por el modelo en las pruebas realizadas por el NHTSA y el IIHS le otorgaron cinco estrellas (el máximo) en las siguientes pruebas: impacto frontal del lado del pasajero, impacto frontal del lado del conductor y seguridad en general. Esto la posiciona como la pick-up más segura del mercado.

¿Cómo lo logra? Seis bolsas de aire (frontales, laterales y de tipo cortina), cinturones traseros inflables (solo versión Platinum), control de balanceo de remolque, frenos ABS, control electrónico de frenada, advance trac con roll stability control, que permite repartir la potencia entre las llantas, rebajando el par motor de la camioneta para evitar pérdida de adherencia.

En épocas en las que el combustible cada día se vuelve más caro, es preciso no solo ser eficiente en su consumo, sino también permitir una mayor capacidad de carga para ahorrar viajes.

Es por ello que su capacidad de carga (versión Platinum) aumentó de 658 a 921 kilogramos (263 kg más), también puede arrastrar más, pasando de 4.71 a 4.85 toneladas.

DSC_0165.JPG

Cuenta con cinco modos de manejo: normal, arrastre, mojado/nieve, económico y sport. Ellos serán los encargados de hacerle la vida más fácil al conductor y permitirle llegar al destino sin importar lo que se le atraviese.

Una caja de 10 velocidades y el sistema de auto start & stop, le permiten ser más económica durante el uso en ciudad y a ritmos de carretera y velocidad constante. Aunado a esto, se implementa en los motores un nuevo sistema de inyección dual (en el múltiple de admisión y en el cilindro) todo enfocado a un mejor rendimiento de gasolina.

No Conoce la palabra “imposible”

En particular las versiones 4×4 tienen los modos en bajas y altas (4H 4L 2L) y el bloqueo electrónico de diferencial permiten que la Lobo no conozca la palabra “imposible”.

Durante el recorrido que hicimos saliendo de Guadalajara, nos topamos con tráfico pesado, calles cerradas y desviaciones hasta salir a carretera. En más de una ocasión pensamos en brincarnos el camellón, pero luego recordamos que está prohibido y se nos olvidó.

A ritmo de carretera sin problemas tiene la potencia suficiente para realizar rebases, la estabilidad para sortear baches (sin que se sienta muy suelta aun con la caja vacía) y, obviamente, en caminos de terracería la insonorización y suspensión hacen lo propio para que no se nos derrame la salsa de las tortas ahogadas que traíamos atrás.

Por si fuera poco, Ford, en conjunto con Centro Dinámico Pegaso, habían montado una serie de ejercicios para probar en forma adicional las capacidades de la Lobo. Pan comido en todos los casos.

El consumo promedio entre ciudad y terracería fue de 6.94 kilómetros por litro y eso se lo debemos al eficiente motor V6 de 3.5 litros ecoboost que desarrolla 375 caballos de fuerza y 470 libras pie de torque (esta configuración está disponible para la versión Lariat y Premium).

DSC_0162.JPG

También se ofrece en la versión XLT, que cuenta con un motor V8 de 5 litros que genera 395 caballos de fuerza y 400 libras pie de torque. Irónicamente, por costumbre del público y fieles compradores, es una de las versiones más solicitadas sin importar a veces el consumo.

Los precios comienzan desde $572,300, escalando hasta los $894,600 en el tope de gama. Dependiendo de tus necesidades reales, podrás encontrar un modelo que se adecue a las mismas.

Y porque no solo de carga vive el hombre… un doble animal

1 (4).JPG

Es justo aprovechar la oportunidad también para traerles nuestras impresiones de otro animal salvaje que anda suelto en el rebaño de Ford: la Lobo Raptor.

Con un estilo aún más agresivo, pero sobre todo siendo parte del plantel Ford Performance, este vehículo todo terreno ofrece más virtudes que las de carga y utilitario.

También impulsado por un motor V6 twin turbo de 3.5 litros de desplazamiento, pero con un ajuste por aquí y por allá nos regalará 450 caballos de fuerza y 510 libras pie de torque… más que suficientes para cualquier actividad que se te venga a la mente.

Algunos amigos del norte se quejaron porque la marca del ovalo dejó de lado al mítico V8, pero no hay mejor argumento que un mejor rendimiento de gasolina (incluye el sistema start/stop) y sobre todo más poder palpable, es decir, el que te pega al asiento cuando aceleras.

O sea, si no te lo dicen ni te enteras. Pero claro, este manejo tan peculiar y divertido que no esperarías tener en un vehículo de este tipo viene aunado a que los ingenieros de Ford lograron de alguna forma ofrecerte lo mismo con menos peso y, sobre todo, por la implementación de una caja con 10 relaciones de velocidades.

1 (46).JPG

Tiene varios modos de manejo: sport, normal, lluvia, barro/arena, baja y empedrado. Cada uno te ayudará a divertirte de forma segura. Se cuece aparte su suspensión, ya que sus amortiguadores (Fox Racing) ofrecen un mayor recorrido, permitiendo que la Raptor sea como “Star Trek” y vaya donde nadie más ha ido.

Su cabina trae detalles especiales, como las paletas de cambios detrás del volante y una cantidad de switches en el techo que te permitirán añadir cuanto accesorio quieras y puedas accionarlos como si se tratara de una cabina de avión.
Ese detalle nos encanta. Si ya la Lobo es un avión, ¡la Raptor vuela con piloto y todo!

Como buena Lobo, el espacio interior te permite ir a tus anchas, aunque eso también tiene sus problemas, ya que en nuestras oficinas de Ciudad de México teníamos que entrar cerrando los espejos porque el garaje no abre tanto y obviamente no cabía bajo techo… nos llevamos insultos al estacionarnos ocupando dos lugares para evitar problemas y algunos un poco más gruesos nos llevamos transitando por las calles cuyos carriles son muy justos. Claro, contestamos con el tradicional “¡La Tuya!”

No es un vehículo para ciudad, al menos no para una como México que no ha considerado muchas cosas como la altura de sus estacionamientos (hasta la antena le sacamos) o que cada día hacen espacios más pequeños para que quepan más autos.

Eso sí, en cada cruce de esquina todos gentilmente te ceden el paso y tanto baches, topes o inundaciones dejan de ser una preocupación. Literalmente, la vida se disfruta de una forma distinta desde la cabina de una Raptor.

1 (29).JPG

El manejo a altas velocidades sorprende, porque obviamente te olvidas de que vas en un vehículo de carga que ha sido modificado para dar un servicio deportivo y no queda mal; aunque no abuses porque si no vas cargado y pretendes tomar las curvas como un GT40 puedes llevarte una sorpresa… el límite es alto, pero no infinito. Claro que su diferencial frontal (tipo Torsen) hace la diferencia respecto a sus rivales. Es el mismo que trae de serie el Focus RS, ahí ustedes me dirán si es bueno o no.

Creemos que se disfruta en mercados como el americano, donde no duele tanto llenarle el tanque, donde puedes disfrutar de tener un vehículo de este tipo sin que la policía en la carretera te vea como un narco (y sin que los narcos te quieran bajar en algún retén improvisado), pero eso no es culpa de Ford, es lamentablemente la situación que le toca atravesar al país.

¿Nos compraríamos una? Claro, pero si viviéramos en Querétaro o alguna provincia para poder irnos a cazar, pescar y ensuciarla como toda camioneta que se respete, merece ser enlodada.

Además, podríamos ir rápido a donde fuera y hasta con la comodidad de una sala en los asientos traseros, que sorprendieron a más de uno.

Nuestro charrúa, que cada día se parece más al cantante Roberto Carlos, (o eso dice él mismo) tiene un amigo que vive en el gabacho y está rete feliz con su Raptor azul porque le sirve para divertirse en Texas y además para jalar un remolque y llevar la caja llena de cosas.

Sin duda, la prueba fehaciente de lo que separa a los niños de los adultos es el valor de sus juguetes. Comprártelo te costará $1,261,000. Si los vale o no dependerá de cuánto te guste divertirte sin límites.

Si puedes darte el gusto, fierro pariente, no te arrepentirás de tu compra, al final del día estarás llevándote la pick up más poderosa y con más prestigio a nivel internacional.

staff

Advertisements
About Nicolás Bachechi Pavone (68 Articles)

Director de Pruebas – Revista Motor y Volante.