Advertisements

Renault Sport, construyendo un legado lleno de éxitos

A lo largo de 4 décadas de historia transcurridas, Renault Sport se ha caracterizado por su férreo compromiso con el deporte, siempre mostrando de forma intrínseca un enfoque inteligente, tecnológico y vanguardista en cada una de sus etapas, dejando en cada una de ellas una herencia llena de éxitos.

Y es que desde su origen, Renault compitió con éxito en todas las formas del deporte, desde las carreras de circuito, convencionales y de cross-country rallying, dando como resultado el  rotundo dominio y respeto de sus rivales.

A partir de 1986, Renault Sport pisó el acelerador a fondo en el desarrollo e innovación aerodinámica de chasis  y motores  para los que serían sus principales socios y compañeros de podio dentro del  Grand Prix, Lotus, Ligier y Tyrrell.

La contribución de  Renault Sport a la Fórmula 1 ha sido inconmensurable: desde el primer vehículo en utilizar un motor turbo en el gran circuito, y que fue adoptado por grandes escuderías como Ferrari, hasta mejoras técnicas como tanques de 220 litros a 197 litros -reduciendo el peso y optimizando el desempeño dentro en la carrera-, de igual forma con  motores V8 al planteamiento de V10 o V12.

En 1988 Renault Sport comenzó la fabricación de un motor V10, al cual asignaron el nombre de RS1, que inició pruebas el 30 de enero de 1988 y no fue sino hasta el siguiente año que lograron consolidar su esfuerzo al encontrar un equipo superior cuyo acuerdo fue cerrado en 1989 con la escudería Williams, chasis FW12C y FW13 con motor Renault RS1.

Esta fórmula dio el banderazo de salida a una década acumulada de triunfos, conducidos en un inicio  por los pilotos Thierry Boutsen y  Riccardo Patrese, este último es uno de los 6 pilotos en disputar más grandes premios, con 256 en su haber.

Foto_3.jpg

A partir de 1991 el equipo Williams-Renault marcó precedente en este deporte, que trajo consigo además de resultados, una serie  de avances tecnológicos inmejorables que iniciaron con la llegada del piloto británico Nigel Mansell -en sustitución de Boutsen- hasta el  FW16B impulsado por motor Renault RS6, hasta 14,500 rpm.

Los cuantiosos resultados fueron notables, además de reconocidos entre seguidores y rivales. Sin embargo el principal recuerdo durante 1994, fue la partida de una leyenda como Ayrton Senna, que murió en competición durante el Gran Premio de San Marino. Después del periodo de duelo, la leyenda fue reemplazada por David Coulthard.

Para la temporada de 1995 la historia de la escudería Williams-Renault, les anticiparía un cambio de rumbo, al gestarse una modificación en la reglamentación al reducir el  tamaño de motor  a tres litros y sin restricciones en cuanto el reabastecimiento en carrera.

Si bien los motores mostraron su superioridad y gran desempeño, el equipo Williams tuvo que compartir la experiencia del motor de Renault con el equipo Benetton, cuya línea de pilotos fue liderada por el campeón mundial Michael Schumacher.

 Foto_4

1996 fue una temporada de oro para el equipo Williams-Renault, quienes ganaron 12 de las 16 carreras, lo que los hizo acreedores al Campeonato de Constructores y a su piloto británico Damon Hill coronarse como Campeón de Pilotos.

Advertisements