Advertisements

¿Qué cambia en el BMW M5?

Las diferentes generaciones a lo largo de 30 años

El M5 es -al gusto de varios de nosotros en M/V- el auto más completo que existe. Punto.

Dicho eso, prosigamos.
El M5 tiene fama de ser el sedán en el que se pueden recorrer más kilómetros, más rápido y más confortablemente. De todos. En todo el mundo. De cualquier marca.

Es tanto lo que nos gusta del M5, que alguna vez hasta nos robamos uno en Austria. No es broma.  Nos lo “robamos” es una probable exageración, porque el plan era llevar uno a darle la vuelta a un laguito en ese país. Eramos varios periodistas latinoamericanos y a cada par le dieron las llaves de uno, así como un mapa y un destino. “Nos vemos al rato para la comida” dijeron.

A Herr Editor le valió madres, se conchabó a Alejandro Guilbert de 4 Ruedas como cómplice y se escaparon para el otro lado, a 250 km/h la mayor parte de tiempo, a ver hasta dónde llegaban.

Y llegaron hasta Eslovenia ya casi saliéndose de Europa, jeje. Regresaron para la cena, jeje.

Eso fue con la edición E39, ahora veremos qué aporta de interés el nuevo como para ver si vale la pena robarnos otro.

El nuevo motor (foto a la izquierda) sigue siendo un 4.4 V8 biturbo pero cuyo poder crece a 591 caballos  (contra 552 en el previo, foto a la derecha). Para lograr dicho aumento, los ingenieros de Munich le instalaron  nuevos compresores y enfriamiento indirecto al aire de inducción. También le subieron la galleta al manómetro de presión del combustible y le pusieron una bomba de aceite de presión variable, así como una caja de ocho relaciones automáticas. Antes traía siete.


Así que el M5 ahora rasura los 100 km/h en apenas 3.4 segundos (4.2 antes) y en cierta medida lo logra gracias a que abandona (lloren muchos) la “tracción trasera”, que nosotros preferimos llamar impulsión, por una tracción 4×4 con diferencial trasero “activo” y cinco opciones de reglajes de manejo. Ya saben, las cosas se ponen más duras o más suaves, más cortas o más largas. No es albur, es adivinanza. Incluso puede uno elegir cuáles serán las ruedas propulsoras, dos acá, dos allá, o todas. Pero no cruzadas, ¿eh? No exageren.

Para los nostálgicos (o los que todavía no se las aprenden)  les ponemos una galería con las diversas personificaciones del mejor auto del mundo, a lo largo de estas tres décadas.

de izquierda arriba a abajo derecha: E28, E34, E39 y E60

Advertisements