Advertisements

Los Hermanos Rodríguez

20278441_1639098769457082_2501932468416806912_n_dvd.original

 

Si bien Motor y Volante solo en ocasiones excepcionales ha prestado atención a cubrir eventos de carreras, en esta temporada se conmemora a los hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, quienes forjaron, a mano propia, una verdadera pirámide de prestigio para el automovilismo mexicano.

De ahi en fuera -aunque siempre es debatible- casi todos los pilotos mexicanos se miden comparando sus carreras con aquellas que encumbraron a los dos jovencitos de Polanco (vecinos cercanos de “Herr Editor niño”, aunque no se trataban) que, puestos al volante, resultaron más machos y más habiles que los célebres hombres maduros que competían en los principales los circuitos del mundo.

Curiosamente, Herr Editor  -aunque calladito al respecto- asistió a varios eventos donde corrieron los hermanos voladores y, más tarde incluso, convivió con Pedro en plan profesional, pero no en una pista, sino en un set.

Gillette, la compañía donde Novaro trabajaba entonces como joven gerente de marca, decidió filmar un comercial de navajas de rasurar usando a Pedro en plan testimonial. “Yo lo conozco” abrió la bocota y así a poco se reunieron con los directivos gringos de la empresa.

Ya concertado el asunto, pasaron un par de días y muchas horas juntos preparando, trabajando, comiendo y concluyendo la filmación en unos estudios allá en la colonia Anzures de la Ciudad de México. Novaro no servía para conversar del tema porque sabía cero de carreras, cosa que sacó de onda a Pedro quien creía que todos los mexicanos seguían su trayectoria, pero se entendieron bien, hicieron bromas y comieron idénticas tortas de pierna adobada en “Los Panchos”, que quedaba a la vuelta.

Semanas más tarde se estrenó el comercial y apenas empezando a salir al aire en televisión, sobrevino el terrible accidente que mató al piloto y que obligó -por razones morales- a bajar el comercial del aire.

El comercial debe seguir guardado entre las latas de rollos allá en Gillette de México.

Pero su historia sobrevivió para siempre, como podemos ver en este breve documental editado por TV Azteca, en el video que subió nuestro lector y amigo Marco Antonio Coello Rodríguez.

 

 

 

Advertisements