Advertisements

A Prueba: Audi A5 2.0 2018

Sí, ya lo probamos a pesar de la resistencia de la marca de los cuatro aros, que “nunca” tiene coches disponibles para Motor y Volante.

Y bueno, seguro “les damos ansias”, porque saben que no nos andamos por las ramas con nuestros juicios.

Y a las marcas les asusta una revista con la pistola desenfundada, porque a veces las defiende pero otras las desemascara.

Con este coupé, no obstante, no saben de la oportunidad que casi se pierde, porque usando”mano negra”-  logramos hacer su prueba que terminamos anoche, y se convirtió en una de las que nos ha dejado  más satisfechos:
¡El nuevo Audi A5 es un súper auto!

Ya leerán todas sus virtudes (cuando salga Motor y Volante de julio, si no, ¿luego qué les ofrecemos?) comenzando por la impecable sencillez que redunda en una sobria elegancia, tanto en sus interiores como desde afuera.

audi-a5-coupe-interni

Sin duda, el A5 coupé 2.0 es un auto SUPERIOR a los equivalentes de sus competidores de Munich y de Stuttgart. Claro, hay múltiples vesiones, pero…

audi-a5-coupe-side

Helo aquí, en toda su sencillez.

En fin, para no dejarlos demasiado picados, les ponemos algunos párrafos sueltos del reportaje que, por puritita suerte (ajá) le tocó a Herr Editor:

 

“A mí los coupés me inspiran desconfianza, comenzando porque la ausencia de poste central me hace dudar de su rigidez torsional. Es imposible–estructuralmente hablando-  que un cuerpo se mantenga estable si solo está siendo sujeto por los extremos. Necesita algo en medio. Y no es que todos los coupés NO tengan poste B, pero queda muy atrás, no al centro de la “caja” y eso, en Física se llama fuerzas descentradas.

También los desprecio porque la gente los compra por las razones equivocadas: porque “les parecen” más deportivos que los sedanes de cuatro puertas.  Más “juveniles” por la ausencia del marco de la ventanilla. Más “cool” en pocas palabras.
Y, además, las marcas favorecen esta tendencia porque es a éstos —a los de dos puertas— a los que les ponen sus motores más potentes y sus rines más vistosos con lo que, claro, refuerzan esas creencias.

Pero no es verdad.
A la hora de las curvas resulta obvio –si no traen una barra de tensión
(no dijimos de torsión, ni tampoco de estabilización) que sirva para compensar ese torcimiento del casco, que provoca que la rueda delantera interior se levante a la par de la  salpicadera, así que de agarrarse al asfalto, mejor ni hablamos.

Todo eso creía yo… hasta que me trajeron a probar este nuevo A5.
Con sus semiejes frontales aprovechando 
cinco puntos de agarre,audi-a5-suspension.326185 la cosa cambia para siempre. En Casa Audi siempre nos ha maravillado cómo el eje delantero es el encargado de todo. Aun con el sistema Quattro, su eje frontal es complicadísimo… pero perfecto.

 

 

DISEÑO

Sin duda, el A5 les gana panza arriba y sin meter las manos a sus competidores de Múnich y de Stuttgart.  Estas dos marcas (“las otras”) están enfrascadas en sacar la más fea de las sedanetas (crossover/fastback o como quieran llamarlas). Así que bastó con que Audi dijera “vamos a hacer un coupé pero hagámoslo bonito” y con eso fue suficiente.
Borró a la estrella y a la hélice por completo.  

Lo mismo sucede con el interior. Con cuidadoso estilo y sin complicaciones. Maderita por aquí, una tirita de cromo por allá, planos negros brillantes u opacos, todo en dosis moderadas. ¿El resultado? Una elegancia tan discreta que se acerca a lo sublime.
Y conste, Audi ni nos prestó el coche ni mucho menos nos pagó por echarle flores.
Simplemente se las ganaron.

MANEJO

También esto les salió perfecto, o casi.
Rara vez me meto a analizar lo que trae cada una de las diferentes versiones de cualquier auto a prueba. Me basta con el que tengo en las manos y a ese juzgo. Tampoco me meto en los precios porque asumo, y dudo equivocarme, que si te metes en una agencia Audi como la que queda a tiro de piedra de mi casa es porque ya adivinas lo que vas a tener que gastar.

El coche a prueba es un 2.0 TSFi con 1984cc y 252 caballos y una cifra de torque en Nm que nunca entiendo pero que sospecho –a ojo de buen cubero- ronda las 270 libras durante un espectro bastante extenso que va de las 1500 hasta las 4200 rpm, gracias al “abanico” que lo ventila por dentro. Con el que logra los 100 en 6.3 segundos a la altura del sur de Morelos.


Y eso que no hablamos del motor de 340 hp disponible en otra versión. Y bueno, tampoco hablamos del de 190, jeje.
Nos quedamos con el de enmedio.

Sin embargo, aunque apenas sea un detalle, no todo es perfecto con el A5 coupé , porque…

Y así continúa el reportaje, que comprenderás si eres uno de los que ya se están apuntando para ir a la agencia porque, la verdad, al menos para uno de los miembros del consejo editorial de esta revista, ya hay un nuevo favorito.

 

@AudideMexico ‏ #motoryvolantelomanejó

 

 

Advertisements