Anuncios

Nuevo Audi A8 ¿al 95%?

Frankfurt se acerca. No la ciudad, pero sí el IAA, el salón del automóvil más aparatoso -y más cansado de reportar- de todos.
En este evento, al lado del manso río Meno (Main en alemán) veremos por completo al nuevo A8 que desde 1994, ha actuado como el vehículo insignia de Audi, usualmente la opción más avanzada y lujosa de su gama.
Veintitrés años más tarde, nos dejará echarle un vistazo a su nuevo coche en la “Cumbre” de Audi que ocurrirá en Barcelona en julio próximo, justo el 11 si no nos equivocamos.

Así que a ver, analicemos.

Aunque todos sabemos que el nombre “A8” no lleva el mismo peso que sus rivales como el Mercedes S-Klasse o el BMW Serie 7, su silueta  debe ser inmediatamente reconocible para los fans de la marca y espectadores ocasionales por igual.

Dentro de una plataforma – caja de ideas, digamos- nueva, incluye un bastidor totalmente forjado en aluminio que lo hará más rígido, un nuevo tren de potencia más avanzado lo hará más eficiente, y un rediseño notorio, que destaque su entorno tecnológico de lujo.

Sin embargo, ya acostumbrados a esta marca, no estamos aguantándonos la respiración.
Hace pocos años, un directivo de la marca (que permanecerá incógnito por razones obvias) nos confesó ya entrados en confianza y bajo los efectos de quizá un schnapp de más- que Audi no aspira a ser un verdadero competidor de M-B o de BMW, sino, en todo caso, equivaler a un 95% de su prestigio y producto. Y que por ello, precisamente, los precios mundiales de sus autos -excepto en México del que reconoce que es un caso raro- son también un 95% de los de aquellos.

¿Y qué podemos esperar del nuevo A8?

Bueno, no parece que el A8 ganará mucho terreno en el camino de volverse atrevido y novedoso. Pero tal vez será lo suficiente diferente para mantener las cosas interesantes. Las mismas señales de estilo -sutiles, no muy alejadas del resto de la gama- se trasladarán de la generación anterior, aunque actualizadas, con un único cambio significativo que viene en la parte trasera. Se espera que el A8 adopte la barra de luces del concepto Prologue. Y que, precisamente por eso, en todas las fotos de anticipo (incluyendo las de espionajes concertados) han tenido cuidado de no dejarnos verle la cola.

¿Será suficiente para competir con la belleza elegante de la Clase S de Mercedes o las líneas francamente deportivas de la Serie 7?
Está por verse, cuando lo veamos “en persona” y por todos lados ya en Frankfurt…

Técnicamente, sin embargo, ya sabemos que hay muchas novedades: será el primer vehículo grande en la alineación de Audi con la tecnología denominada “híbrida suave” -como la que ya también promete Suzuki- de 48 voltios.
Todavía no queda claro exactamente en qué motor se empleará, probablemente con un V6 de bloque mediano, pero el jefe de sistemas híbridos de Audi, Alexander Kruse, ya anunció que de todos modos esta tecnología se moverá “muy rápidamente” a otros modelos.

El S8 más potente podría traer bajo el cofre un nuevo biturbo V8 de 4.0 litros (el mismo del Porsche Panamera, o hasta el W12 de 6.0 litros del Bentley Bentayga -aunque este nos parece menos probable) con hasta 550 caballos de fuerza. Se ha dicho  que el nuevo S8 pesará ¡un cuarto de tonelada! más que el modelo de salida, lo que significa que requerirá más potencia para no perder la compostura.

También ofrecerá el nivel 3 de conducción autónoma que Audi llama “Traffic Jam Pilot”. El sistema funcionará solo en ciertas condiciones y a velocidades de hasta 60 km/h, con la promesa/habilidad de “regresar inmediatamente la dirección, el acelerador y la respuesta de frenaje” al conductor de ser necesario.
Visualmente, adoptará la nueva cabina virtual Audi, vista previamente en modelos como el A6, TT, e incluso el A3 E-Tron.

¿Cuanto costará?  A ojo de buen cubero, estimamos unos $95,000 dólares (¿comprenden la pulla?).
Pero allá en Europa.
Ni pregunten todavía del precio ni llegada a México, porque ya oyeron que somos “un caso raro”.

GN

 

Anuncios