Advertisements

Peugeot 308 GT – “Allons enfants, Le jour de gloire est arrivé!”

Nos hemos permitido esta licencia de parafrasear la Marsellesa, para comenzar con la reseña del Peugeot 308 GT y no podemos hacerlo de otra manera más que solemne y con bombos y platillos, ya que nos encontramos frente a un auto que ha sido galardonado no menos de 34 veces, entre otros, con el título al “Auto del Año”, “Mejor Diseño”, “Interior más bello” y para nosotros el más importante, 5 estrellas en seguridad.

2015_peugeot_308_gt_11_1920x1080-2953876425-1496260894400.jpg

Iremos como Jack el destripador, parte por parte, para llevarles a ustedes esta experiencia sumamente disfrutable al volante y aun cuando lo ves desde afuera.

Y es que desde lejos impone su presencia, dejando claro que no es igual a cualquiera de sus hermanos, ya que encontramos sendas siglas “GT” en cofre, cajuela y laterales, pero no por eso son menos elegantes (deberían otras marcas imitar el estilo) y, por último, pero no menos importante, sus exclusivos rines de 5 brazos y diseño exclusivo.

El color azul del lanzamiento se ve muy bien, contrastes en negro de espejos y tolvas solo acentúan las líneas y cromados de parrillas y emblemas. Las luces de tecnología led no solo distinguen, sino que además ayudan al conductor a mejorar la visibilidad y se encuentran presentes hasta en las direccionales.

Si les gustó el exterior, se enamorarán del interior (o bueno, en parte). El cuidado a los detalles y la calidad de los materiales empleados simplemente lo hacen muy querible, unos asientos deportivos en combinación de cuero y tela que están decorados con costuras rojas lo vuelven elegante y deportivo.

Ese juego de combinación de colores entre negro, plata y rojo lo veremos en más lugares, ya sea en los pedales, palanca de velocidades, instrumentos, alfombras, tablero, volante y, la verdad, no desentona nada y nos lleva a recordar la historia deportiva de la marca y no nos referimos a los éxitos cercanos como el de Loeb en el Pikes Peak.

Viene a la memoria de nuestro Jefe de Pruebas el mítico 205 Turbo del grupo B del Campeonato de Rally, o el 206 WRC, también en Le Mans y hasta en Fórmula 1.

También han sabido destacar por sus diseños como el del querido por todos en la revista, el 406 Pininfarina Coupé.

Volviendo al tema, el tablero sorprende por su limpieza, ya que no se ven más que 6 botones que se puedan apretar: volumen radio, seguros puertas, intermitentes y los restantes del control de aire / calefacción.

Al principio, como todas las cosas, cuesta un poco acostumbrarse al uso de la pantalla para casi todo, nos sentimos desorientados, pero poco a poco comprendemos las funciones y se vuelve más intuitivo. Mantenemos la postura de que puede ser más fácil distraerse con una pantalla que con los viejos y queridos botones y perillas. Por suerte, el volumen todavía se puede controlar así y eso es un plus.

El diseño integrado de la pantalla táctil en conjunto con las ventilas genera una armonía agradable a la vista, ya que es de fácil acceso al conductor y a su vez se incorpora a la parte inferior del panel de instrumentos, que será todo un tema aparte.

2015_peugeot_308_gt_56_1920x1080.jpg

Un volante con un diámetro ideal y casi de carreras permite una sujeción óptima, con un grosor y tacto envidiables para varios coches “premium”, el recorte abajo y el cierre con las siglas GT te harán recordar en cada vuelta que hiciste una gran compra.

Su panel de instrumentos es normal, con marcadores analógicos y simétricos: por un lado, velocímetro y gasolina y del otro lado, el cuentarrevoluciones y temperatura, separados por una pantalla que brinda todo tipo de información… hasta ahí vamos bien, ¿no?

Dijimos que eran simétricos, pero lo que no esperábamos es que el cuentarrevoluciones operara en forma opuesta, es decir contra reloj (comienza desde la derecha y avanza hacia la izquierda). La verdad, saca mucho de onda al principio, pero como con casi todas las cosas en esta vida, te terminas acostumbrando.

Peculiar sin duda, practicidad o fundamento del porqué, desconocido, pero lo vuelve único y hasta sirve para entablar charlas con los ocasionales pasajeros del auto.

La visibilidad es buena, aun ajustando la altura lo más abajo posible puedes ver para fuera sin problemas, y la sujeción que te brindan los asientos es formidable. Incluso es bastante cómodo en plazas traseras y como en casi todos los modelos actuales, es recomendable considerarlo como un 2+2 ya que el tercer pasajero que viaje en medio no irá a sus anchas (a no ser que sea un niño o enano de jardín).

El espacio en la cajuela es decente y hasta engañoso, porque desde afuera no pensarías que cupieran tantas cosas, ayudado también por un ángulo de inclinación de las butacas de los asientos traseros que permiten darle un poco más de profundidad.

Lo mejor no se ve y es que trae una llanta de refacción tamaño completo, que se agradece y mucho en esta ciudad que casi no tiene baches y considerando que porta rines 18 pulgadas con unas medidas 225/45 es más que prudente y puede ser para varios un “must” a la hora de comprar un carro.

2015_peugeot_308_gt_107_1920x1080.jpg

No podía ser de otra manera y calza unas Michelin Pilot Super Sport, que se aferran como niño antes de entrar a la guardería; lástima que los colegas de prensa no las cuiden tanto (la unidad de prueba mostraba mucho desgaste en eso) con lo baratas que salen, pero bueno, ahora con más razón se justifica la refacción.

Si no se han dormido, llegamos a la parte interesante de este artículo y es cuando nuestro Director de Pruebas se escapa del tráfico de la ciudad donde no podía salir de la primera velocidad, para poner a prueba las capacidades de este león.

La salida hacia la carretera a Puebla siempre es complicada y cargada de tráfico, pero son gajes del oficio, aun así, lo suave del accionamiento del clutch no pone de malas al charrúa que piensa, ¿cómo puede ser que un pura sangre deportivo tenga un embrague que no sea pesado?

Es que no todo es sufrir en la vida y puede conjugarse deportividad con practicidad y hasta funcionalidad, estamos acostumbrados a manejar autos deportivos que al primer embotellamiento te dejan la pierna izquierda más formada que la derecha de tanta fuerza que hay que hacer, pero este (por suerte) no es el caso del 308 GT.

La relación de sus seis velocidades es ideal, ni muy cortas que no disfrutas, ni tan largas que no aprovechas la potencia; sin duda, te permite estirar cada cambio aprovechando casi toda la banda de RPM y en donde encontramos más diversión fue en 3 y 4 velocidades.

Su motor turbo de 1.6 litros y cuatro cilindros (con cuatro válvulas por cilindro) genera una potencia de 205 caballos de fuerza y 210 libras pie de torque (sin duda te pegará al asiento al pisarle, ya que lo entrega desde las 1500 RPM, pero si quieres exprimirle más haz el cambio pasando las 5000 antes de que decaiga).

Sus cuatro frenos de disco no se rajan ni fatigan ante una exigencia fuera del uso normal, ni aun cuando vemos tarde a los Federales escondidos detrás de una curva ciega, pero así son las cosas. Nos paramos en el freno saliendo de las curvas y logramos pasar al límite permitido, sudando la gota gorda y salvándonos por poco, aunque sabemos que ellos con su experiencia entienden perfectamente lo que sucedió, pero si no quedó en el radar no hay prueba y nos hacen lo que el viento al Benemérito de las Américas.

Particularmente nos agradó mucho la forma en la que entrega la potencia, sin un lag o retardo marcado (propio de los turbos) y que permite divertirse sin sobresaltos, el empuje es constante y sin duda alguna para quienes digan que los 200 caballos de fuerza no son muchos, les decimos que no entienden realmente de lo que se trata.

No son simplemente cifras y números duros, sino cómo se desarrolla todo y cómo, a su vez, conjuga el manejo, dirección, suspensión y frenado para otorgar una experiencia única tras el volante.

Si le picas al botoncito de “SPORT” tendrás una grata sorpresa, ya que de arranque todo el tablero cambiará su apariencia por una con color rojo, la dirección se volverá más responsiva y precisa mientras que la pantalla te mostrará unos indicadores deportivos y el sistema de audio se encargará de amplificar el sonido del escape. Todo nos parece maravilloso salvo esto último, ya que, al bajar el vidrio, puedes decepcionarte un poco; ojo, no que el escape de doble salida no suene, pero eso de lo artificial no es lo nuestro.

Claro, es que está bien insonorizado y deben de alguna forma dejar que permee algo del sonido del escape al habitáculo y la única forma es con los altoparlantes, pero ni así nos convence; aunque, si es el costo que hay que pagar por lo hermético de la cabina, lo aceptamos.

El consumo en ciudad no fue de destacar, pero se vio compensado con el del carreterazo, arrojando un promedio de 13 kilómetros por litro (7.6 litros cada 100 km), muy decente si te pones a pensar que realmente no fuimos cuidando el consumo.

Aplomo sería la palabra con la que definiríamos la forma en la que surcó las curvas en la carretera, dándonos confianza siempre y entendimiento de lo que va pasando y cuáles son los límites del auto. De igual forma, confort sería la palabra para resumir el andar en ciudad ya que no es cansado para traerlo de diario.

Lo que no nos gusta, porque hemos sabido de algunos que fallan en otras marcas y son un dolor de hue…sos: el freno eléctrico. Tanta tecnología es un dolor de cabeza a la larga cuando empieza a dar problemas, en este caso igual se justifica porque no quedaría nada bien en lo armónico del interior. Y hablando del interior, su techo panorámico de cristal es ideal para cuando viajas de noche y te pones romántico con tu querida o simplemente para disfrutar de la luz de la luna.

Peugeot-308_GT-2015-800-41.jpg

Varios pluses de equipamiento (no gadgets) que son útiles, como el asistente de arranque en subida que ayuda a que no se te vaya para atrás (si no sabes manejar manual o eres de los que sí sabe, pero se acaba el clutch en las subidas) y sistema de distribución electrónica de frenado. Obviamente, control de tracción y estabilidad.

Todo esto ayuda a que, si frenas en curva, cada rueda tendrá una presión diferente para que tu trazado sea más seguro y de igual forma se controla al motor para evitar derrapes o tengas pérdida de adherencia. O sea, el carro te cuida a pesar de tus tarugadas.

Su ajuste de suspensión es muy práctico en ciudad y preciso para uso en carretera; está compuesto en la parte delantera de cartuchos con barra estabilizadora mediante resorte helicoidal independiente y en la parte trasera de eje de torsión mediante resorte helicoidal con ruedas semi-independientes, tanto como les permita la viga.

En seguridad, como ya dijimos, la EuroNCap le dio 5 estrellas al modelo, lo que sin duda no deja mucho para nosotros de contarle, pero si aun así tienen dudas, trae bolsas de aire frontales, laterales delanteras y de cortina atrás y adelante.

Si lo que buscas es un auto discreto y elegante pero que a su vez traiga algo de picante para cuando quieres escapar de la ciudad, no dejes de probar al león francés que viene con sus garras afiladas a pelearse con los íconos del segmento.

2015_peugeot_308_gt_13_1920x1080.jpg

A partir de $425 mil pesos puedes conseguir el tuyo, te aclaramos que, aunque pienses que es caro, estás comprando mucho más que un auto europeo, estás acercándote al segmento premium por menos de medio millón de pesos e incontables sonrisas.

NBP

 

Advertisements
About Nicolás Bachechi Pavone (68 Articles)

Director de Pruebas – Revista Motor y Volante.