Advertisements

Las Carreras de Verdad…

El pasado fin de semana se corrieron tres carreras históricas que, por méritos propios, se han ganado un lugar en la historia. Por un lado, el Gran Premio de Mónaco; el mismo día, las 500 millas de Indianápolis y un día antes, la que menos ruido hizo de todas, las 24 horas de Nürburgring.

Me imagino que se preguntarán por qué metí en esta ensalada a las 24 horas de Nürburgring. ¿A quién se le ocurre hablar de ella cuando en el papel están dos de las más emblemáticas carreras del mundo motor? La respuesta es simple: porque es una carrera de verdad, de las que ya no hay, de las de antes, como esta revista…

Ferrari Monaco GP 2017

Un poco de historia para que me entiendan y juzguen si tengo o no razón. Desde sus inicios, las 24 horas de Nürburgring tenían la particularidad de que cada competidor podía entrar con un prototipo hecho especialmente para la carrera.

Prácticamente no había reglas, todos podían correr con el motor, chasis y suspensión que quisieran y esto la hacía muy atractiva. Con el paso del tiempo, las reglas fueron cambiando y las marcas se interesaron en participar, ya que el circuito de Nürburgring se empezó a hacer famoso por los tiempos de vuelta que cada marca imponía con nuevos modelos.

Esto generó que la carrera se acotara a modelos tipo GT3 con las reglas que esto implica, pero que afortunadamente no le quitaron la esencia original y esto creó una dura batalla entre los principales fabricantes alemanes, donde Porsche y BMW han dominado.

24hrs

Este año sucedió algo increíble que, de no ser por lo abierto del campeonato no se habría dado. En Mónaco, por ejemplo, desde antes de arrancar ya sabíamos que por lo menos un Ferrari ganaría. En las 500 Millas de Indianápolis, con poner la televisión a las últimas 30 vueltas tendríamos algo de diversión. Los del norte se pintan solos para el espectáculo, pero en Alemania las cosas fueron distintas, la estrategia y una decisión involuntaria cambiaron la historia… Voy al grano, no se desesperen.

Hace un par de años en el campeonato de resistencia alemán, que además sirve como preparativo para la carrera, un Porsche voló y mató a un espectador, la carrera tomó otro giro y, ante la preocupación de que este tipo de incidentes no se repitiera, decidieron en este 2017 hablar con los proveedores de llantas para que fabricaran compuestos con un mayor grado de degradación para que las curvas se tomaran con una mayor seguridad.

endurance-24-hours-of-nurburgring-2017-12-manthey-racing-porsche-911-gt3-r-otto-klohs-robe

De los dos proveedores más importantes, Michelin y Dunlop (aunque les recuerdo que en este campeonato las reglas son abiertas y si alguien quiere correr con General Popo, puede), solo Michelin llevó un compuesto con mayor degradación. La sorpresa fue mayúscula cuando descubren en los entrenamientos que las llantas no duraban; en cuatro vueltas tenían que entrar a cambiar. Dunlop de alguna forma se las ingenió para pasar desapercibido y no modificó sus compuestos y aquí es donde empieza la historia. Audi decide de última hora romper su contrato con Michelin y ponerles Dunlop a sus coches, Porsche y BMW se quedan con Michelin y así deciden arrancar.  A BMW le cobró factura la decisión y en la calificación con los M6 no pasaron del décimo lugar, los Audi R8 tomaron ventaja y salieron adelante.

Poco a poco, los M6 fueron tomando protagonismo y, curiosamente, ya con la puesta a punto para una carrera tan larga, las Michelin aguantaban, subían posiciones y se llegaron a colocar por detrás de los R8 en los primeros lugares.

Solo faltaba un ingrediente que generalmente se hace presente en esta carrera, la lluvia, y si esto se daba las Michelin eran más rápidas. Los pronósticos apuntaban a que durante la última media hora de carrera la lluvia se haría presente y, faltando una hora y media, el Audi número 29 tenía que entrar a lo que en teoría era la última parada (cambio de llantas, gasolina y piloto).

En ese momento deciden montar llantas para piso seco y salen; el coche empieza a fallar obligándolos a regresar. Tenían la carrera controlada, llevaban prácticamente toda la carrera al frente, pero un problema eléctrico los hizo regresar. Afortunadamente, los mecánicos dieron rápido con el problema; el Audi #29 regresaba a pista en la tercera posición y adelante estaban el M6 #98 y el Audi #9.

2560_3000.jpg

Ya solo faltaba una última entrada por combustible, la lluvia amenazaba, pero no llegaba. El primero en entrar fue el BMW M6#98, el segundo fue el Audi#9 copiando la estrategia de BMW al montar llantas de seco, el Audi #29 fue el tercero y, al ver que su única opción era el tercer lugar, deciden montar llantas de seco. En ese instante, ya con las llantas montadas, empieza a llover en una zona del circuito. Uno de los mecánicos le marca la salida al Audi, pero el encargado de cargar combustible no le había puesto el tapón; deciden parar el coche a media salida y regresarlo para ponérselo. Alguien del equipo da la orden de cambiar a llantas de lluvia y la historia ya se la imaginarán… un tapón de gasolina hizo que el Audi#29 ganara las 24 horas de Nürburgring, dejando al BMW M6 con el segundo lugar y al otro Audi #9 en el tercero.

WhatsApp Image 2017-05-31 at 14.37.16.jpeg

De las tres carreras, la de Mónaco fue la más glamorosa pero la más aburrida, las 500 millas fue entretenida en las últimas 15 vueltas y la que se llevó el fin de semana fue la carrera en Alemania… una carrera de verdad.

José Manuel Bernús

Advertisements