Advertisements

Hyundai Santa Fe 

Multifacética y accesible

Advertisements

A inicios de año tuvimos chance de conocer los productos con los cuales ha desembarcado Hyundai en México y, la verdad, quedamos muy conformes porque consideramos que no solo se adecuan a la realidad que nos toca vivir, sino que ofrecen mucho por el valor que cuestan.

Aún con el buen sabor del Elantra, nos hicimos de la nueva Santa Fe Sport (única versión comercializada en el país) que, sin dudas, viene a reforzar los planes de permanencia y ventas en el país y que, según hemos visto en cifras, han ido consolidando sin muchos problemas.

Como establecimos en el número #417, la marca está presente en otros países desde hace muchos años y este modelo en particular fue lanzado en 2001 representando fuertemente a Hyundai en el segmento de las SUV  donde, como sabemos, no la tiene fácil (Jeep Grand Cherokee, Ford Edge, Kia Sorento, Mazda CX5, VW Touareg, … creemos que no se nos olvida ninguna).

Hyundai-Santa_Fe-2016-800-01

Utilizaremos la técnica de “Jack el destripador” para ir por partes, ya que hay varias aristas para abordar correctamente a esta camioneta; hay mucho más de lo que se ve para informarles correctamente.

Aunque no lleguen a México, en otras partes del mundo hay para elegir, como si fuéramos a la dulcería: tracción delantera o integral, para cinco o siete pasajeros y con cuatro niveles de equipamiento.

Así que podríamos decir que la versión puesta a prueba es apenas una parte del abanico del modelo, quién sabe, quizás en un futuro ofrezcan las demás. Creemos que no sería mala opción darles más alternativas a los compradores.

Primero, vale la pena decir que esta tercera generación se ha visto renovada en el exterior con elementos más modernos de iluminación led, faros traseros, diseño de difusor trasero y escape, que se suman a unos rines de color grafito muy acordes a todo el concepto y que la hacen ver muy bien.

En el interior también hay actualizaciones y la pantalla táctil de 7 pulgadas que incluye, como sabrán, de todo. Menos ver la “Rosa de Guadalupe”, se puede hacer de todo; por suerte, no eliminaron algunos botones de la consola central ya que eso ayuda a no distraerse tanto ajustando cosas y acostumbrarse más rápido o sufrir menos la adaptación.

Los materiales son de buena calidad, cuero por doquier, buen grip en el volante y ajustes eléctricos de casi todo, hasta espejos cromáticos automáticos. Equipamiento no le falta, así que no repararemos en mucho más. Los cinco pasajeros que vayan en ella irán cómodos, hasta los de clase turista podrán ajustar la distancia y respaldo de sus asientos.

La pantalla tiene buena definición y permite que la cámara de reversa se luzca. ¿Por qué decimos esto? Es que en otras marcas le ponen cámara para cumplir, pero lo hacen con unas bien chafas que no se ve nada o, para colmo de males, la pantalla hace que se vea peor que en aquellas televisiones portátiles de 5 pulgadas. O sea, tengo cámara, pero es una burla.

Hyundai-Santa_Fe-2016-800-05

La capacidad de carga, si abatimos los asientos, es muy generosa, tanto que sin problemas te avientas una mudanza en unos 5 viajes; no mentimos, el ancho de la camioneta te permitirá poner lo que se te ocurra y el piso extendido plano te dejará cargar infinidad de cosas.

Si hablamos de seguridad merece un apartado especial, ya que esta camioneta fue reconocida por el “Insurance Institute for Highway Safety” (IIHS) con la máxima calificación por el alto nivel de seguridad que ofrece a los pasajeros en caso de accidente.

En las cinco pruebas de accidente a las que son sometidos, la Santa Fe Sport obtuvo la calificación de buena (que es la máxima).

Los elementos tanto activos como pasivos que equipa vale la pena destacarlos: siete bolsas de aire (rodilla para conductor), frenos de disco en las 4 ruedas, ABS con distribución electrónica de fuerza, asistencia de frenado, control electrónico de estabilidad, control de tracción, asistente de arranque en pendientes, monitoreo de presión de llantas y cámara de reversa.

Hyundai-Santa_Fe-2016-800-03

Si no se impresionan fácilmente, les dejamos el video de las pruebas (¡pobres muñequitos!, es un trabajo duro, pero alguien debe hacerlo.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=66&v=2OsDvYu3ckw

Video de Prueba

Para muchos de los “expertos colegas”, el motivo para elegir a la Santa Fe Sport se limita a que viene súper equipada o porque trae un motor turbo, cuando lo que también debe importar es el confort y seguridad que brinda a sus pasajeros. Y así también nos lo han hecho saber algunos lectores que en sus 30s ya son más recatados y menos aventurados.

En el tema de la propulsión vamos a detenernos un poco, ya que su motor es un 2.0 litros, de cuatro cilindros turbocargado, que nos brinda una potencia de 240 caballos de fuerza y un torque de 260 libras pie a partir de las 1500 rpm (aprox.) y es útil hasta casi las 3500 rpm (aprox.).

En cifras frías o números duros se ve “bien”, pero si a la ecuación le agregamos el peso de unos 1,700 kg, la relación peso/potencia tampoco es desfavorable, son 7.08 kg por cada caballo de fuerza.

Para que tengan como referencia, una buena relación peso / potencia es la que está por debajo de 10 kg por cada caballo de fuerza. Se dice que cuando se está por encima de 12 kg por caballo de fuerza, la relación peso / potencia es mala.

Dato interesante: el Ferrari tiene una relación de 1.48 kg por cada caballo de fuerza.

Tan sencillo que a menor relación de peso / potencia, tenemos una mayor aceleración o respuesta del vehículo a nuestras exigencias.

Bueno, ¿a dónde queremos llegar con todo esto?, se preguntarán. Es que la camioneta se siente ágil en su manejo (gracias a la suspensión) pero le cuesta romper la inercia o despegar desde cero.

A nuestro Jefe de Pruebas le gusta denominar a estos carros como de inercia, porque dice que son lentos al inicio, pero ya que están en movimiento es donde se pone divertido porque podemos apreciar lo bien hechos que están en su balance, confort, balanceo/lancheo, frenada, etc.

Y eso es lo que le pasa a la Santa Fe Sport, no la sentimos tan deportiva, por eso nos aventamos todo este estudio para concluir que la verdadera culpable de no poder transmitir como debe ser el potencial que tiene para entregar, es la caja de velocidades.

Hyundai-Santa_Fe-2016-800-07

No somos ingenieros, pero un buen motor no puede hacer mucho si la encargada de pasar esa potencia a las ruedas no es eficiente o en este sentido no logra captar la esencia de vehículo.

Vamos, que en condiciones normales de uso citadino está ideal, no “patea”, es suave y rápida en las transiciones, pero al exigirle (ya saben que somos “pata pesada”) nos queda a deber y ciertamente nos deja poco frustrados. Es lo único que sentimos le hizo falta para ser perfecta.

En velocidad de crucero la historia es distinta, ya que el motor no va sufriendo y como mencionamos, todo en pos de un mejor rendimiento de la gasolina.

Quizás el reglaje de la caja va enfocado a hacerla económica o eficiente más que en convertirla en algo deportiva. ¡Quién sabe!

Sobre este último, nos dio un muy decoroso consumo combinado de 6.5 km por cada litro (15,38 litros cada 100 km). No es para festejar, pero realmente comparado con el rendimiento de sus colegas de 6 cilindros es mejor y no se siente ya en regímenes de carretera la diferencia. Un punto a favor de la economía familiar; en una de esas si la manejas de una forma más cariñosa, la cifra mejore.

Descubrimos que la zona de confort tanto en consumo como en rodaje ronda los 120 a 140 km/h. Sobre ese régimen consume más y se siente poco menos aplomada. Es la percepción que nos dejó, tal vez al ir vacíos sin carga (ahora si nos logramos deshacer del resto del equipo de Motor y Volante). El balanceo lateral no es grave, pero puede espantar al que no esté acostumbrado y la reacción del volante requiere acostumbrarse porque no es tan precisa en maniobras finas a alta velocidad.

Puede verse como una opción “cara”, pero si toman en cuenta todo lo que trae (siendo la tope de gama) y con algunos extras que la competencia ofrece como opcionales, al equipararlas con la competencia… las demás alcanzan sin problemas a estar por encima de su precio (al menos 50 mil pesos más).

Lo malo es que sí, por alguna razón aquí solo llega para 5 pasajeros y no para 7 como pueden estar ofreciendo sus rivales, cosa que puede inclinar la balanza ya que por más que te guste y sea barata, tienes que llevar a tu hija, su novio… ahh y a tu suegra… y ahí así no caben todos.

Hyundai-Santa_Fe-2016-800-08

Pero si valoramos lo antes expuesto del motor y la caja, quizás por eso Hyundai no le puso a esta versión Sport la tercera fila de asientos, ya que implicaría más peso y si contemplamos ir con la carga full se volvería ahora sí muy sonsa. Capaz no son tan tontos como pensábamos.

Nuestro consejo es que, si todavía son cinco o menos los pasajeros usuales del auto, date una oportunidad de conocer a la Santa Fe. Sin duda te sorprenderá y te dejará pensando si vale la pena pagar más por tener de otra marca más “conocida”.

NBP

Advertisements
About Nicolás Bachechi Pavone (73 Articles)

Director de Pruebas – Revista Motor y Volante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.