Advertisements

Volkswagen CC: Aunque pasen los años, difícil de superar

Es difícil en algunas circunstancias hablar sobre un modelo que lleva muchos años entre nosotros, aunque irónicamente debería ser muy fácil, porque esa prolongada permanencia se debe simplemente a que es un buen producto y sigue siendo muy demandado por el consumidor. Es la versión tope de gama de VW y ha penetrado en el mercado con buena aceptación desde 2008, “tan solo” ocho años después se despide, y ¡de qué forma!

DSC_0001.JPG

Nuestros amigos de VW nos agraciaron enviándonos una edición especial del “CC” que sin duda llama la atención, de una forma muy positiva. Esta versión cuenta con mucha tecnología, elementos de seguridad, confort y lujo, pero no por ello ha que empeñar algún órgano para comprarlo, o mejor aún, no andas sufriendo esperando te “cacen” los amigos de lo ajeno.

Con acabados de lujo en el interior, unos plásticos suaves al tacto, cuero por donde veas, un techo panorámico que además de luz brinda una sensación de amplitud, todo esto coronado por unos asientos tipo cubo, que te abrazan hasta en 12 formas distintas, algo que ni tu “querida” te dará. La cajuela sorprende a más de uno con su amplia capacidad de carga, pero sobre todo porque no compromete nada del espacio en las plazas traseras.

Ahora sí que ir atrás es un lujo, como cuando llevaban a “Miss Daisy”; si no pregúntenle a Herr Editor que como es alto ( y medio mamón) pidió ser trasladado como realeza mientras en las plazas delanteras se suscitaba una pelea rioplatense (entre nuestro Jefe de Pruebas y nuestra Directora Editorial) por la nacionalidad de Carlos Gardel (que todos sabemos, es uruguayo, jeje) mientras en el estupendo equipo de audio sonaba el Tango “Adiós Muchachos” (https://m.youtube.com/watch?v=bMu-Qik986g).

Y así deleitándose y bien amarrado detrás (así nos gusta pasearlo, calladito y amarrado) iba cómodo con sus casi dos metros detrás del asiento del conductor que mide casi 1,75m, así que pueden tener cabal idea del espacio y comodidad del habitáculo.

DSC_0004.JPG

Como edición especial cuenta con asientos bitono rojo/negro que, sin perder la elegancia, le dan un toque deportivo que a nuestro charrúa le encantaron porque es medio exótico (N del Ed: o sea medio charro) en sus gustos.

“Trae unos asientos tipo cubo, de cuero bicolor que te abrazan hasta en 12 formas distintas, algo que ni tu “querida” te dará”

Del tango, no fue al azar y es que este modelo ya va de salida, no se volverá a producir bajo el concepto actual, sino que volverá modernizado al 100% y hasta con otro nombre, “Arteon”. Hay ya varios “renders” de como se verá este “coupé de cuatro puertas” como se empeñan en llamarlo, aunque cada vez que lo escuchamos se nos escapa… una risa.

DSC_0012.JPG

Técnicamente el CC es un “Sport Coupé”, como bien saben en MyV somos enemigos de todos los nuevos nombres que surgen para los distintos modelos y cómo los encasillan, así que se los definimos sencillamente: es un sedán con tintes deportivos, que además tiene la particularidad de no contar en sus puertas con marco para los vidrios, lo que hace verlo más deportivo y cumple con la apariencia tradicional de un coupé “hardtop”.

Si prestan atención a los modelos que integran este segmento, también verán que el diseño es alargado, y bueno, también se sorprenderán al ver a los integrantes que no son ni más ni menos que el BMW serie 4 Gran Coupé, Mercedes Benz CLA 200 y el Audi A5 Sportback… menuda competencia, ¿no?

Como ya dijimos, el VW está a la altura de éstos en tema de confort, lujo, presencia y desempeño; claro, costando mucho menos.

No nos volvimos locos, no estamos comparando peras con manzanas, si bien hay diferencias no son tantas como ustedes, queridos pero latosos lectores pensarían, cada uno de los antes mencionados tiene ventajas y desventajas sobre el otro.

DSC_0007.JPG

En equipamiento “visible” no les envidia nada a los “Premium”, pero también está lo que no se ve y en eso tampoco hay diferencias. Cuenta con bolsas de aire de cortina, laterales, y obviamente conductor y acompañante, sistema de bloqueo electrónico de diferencial (ideal para los correlones), distribución electrónica de frenada, asistencia de frenaje en caso de emergencia, discos ventilados adelante y una suspensión delantera de cartuchos isométricos y trasera independiente multibrazos con barra estabilizadora en cada eje. Ya ni decir de los rines deportivos de 18 pulgadas, luces de led y bixenon, que hacen su simpático numerito  de calibración cada vez que prendes el auto.

Vamos, que la lista de equipamiento eléctrico, de seguridad, en el exterior e interior es tan larga como un tartamudo enojado insultando. Se entiende, ¿no? (N del Ed: No, explícalo de nuevo, Nico)

Por ejemplo, a nosotros nos gustaría que trajera como buen auto “sport” unas paletas al volante y quizás un motor poquito más grande para tener algunos caballos más y, por último, que las únicas tres opciones (sí, sólo puedes agregar tres) no fueran eso, “opciones”, sino de fábrica.

Los sensores de estacionamiento y cámara debes pedirlos y, la verdad, siendo un carro que mide casi 5 metros y pensando al público al que va dirigido, creemos que debería incluirlo. De igual forma, quizás una actualización al sistema de info-entretenimiento para que contara con navegador, pero lo solventamos usando la aplicación de compatibilidad del carro que permite volverlo “espejo” del celular.

DSC_0014.JPG

“Mientras escuchábamos los compases del Tango “Adiós Muchachos”, le damos la despedida al VW CC que supo cumplir con creces su misión en el mercado.”

Estas cosas no son graves, la verdad, pero ya nos conocen. Somos quisquillosos al extremo y decimos lo que pensamos y más aun, lo que nos gustaría que tuviera si fuera nuestro auto.

Reparando en el tema del motor, (reparar no es sólo “arreglar”) cabe destacar que es 4 cilindros, 2.0 lts. de inyección directa turbo, y hace su trabajo de forma eficiente, entregando potencia desde las 1700 RPM, lo que convierte al CC en un auto muy predecible en aceleración, disfrutable y económico en el consumo de gasolina. Los aplausos, como siempre, se los lleva la caja que hace maravillas, imperceptible en los cambios pero que ayuda a llevar a esos 200 caballos de fuerza a buen destino.

El andar tanto en ciudad como en carretera es muy bueno, nos agradó algo que no siempre se logra y es la combinación ideal para el uso normal, sin castigar el uso un poco más exigente en carretera.

DSC_0009.JPG

Qué queremos decir, que en general si vuelven muy suave a un coche para no padecer en el habitáculo las imperfecciones de las calles de la CDMX, una vez que se saca a carretera a ritmos “vigorosos”, se padece de un “lancheo” o poca firmeza que directamente vuelven al auto no muy grato para irlo correteando.
Mas no en este caso, pues el balance es ideal, el auto no se siente lerdo ni que la inercia de las transferencias de peso le afecte al tomar las curvas. En gran medida, claro, el mérito está en los buienos reglajes –y diseño desde el principio- de las dos suspensiones que, para nosotros, son en el elemento primordial para un buen manejo. Un gran motor solo lo aprovecha. Pero si no existe una buena suspensión, ni el mejor motor del mundo convertirá al auto en un super bólido.

DSC_0015.JPG

Como es nuestra costumbre, salimos a estirarle las piernas un poco y nos sorprendió que, a pesar de que es un motor “pequeño” con relación al tamaño y peso del auto, no queda mal plantado en rebases y recuperaciones en carretera; entrega potencia en forma lineal y es muy fácil ir más rápido de lo que parece o de los límites federales.

Lo más importante (para nosotros), es que te incita a correrlo, pero vas disfrutando del paseo en todo momento, así como el resto de los acompañantes. Incluyendo al jefe atrás que hasta se nos quedó dormido en plena montaña. Los de adelante cante y cante tangos y el de atrás zzzzzzzzzzzz.
¡Eso solo ocurre en un buen coche!

Lo mejor en estas épocas de gasolinazos es que no te va a llevar a que tengas que cargar el tanque de 70 litros con mucha frecuencia, porque su consumo ya exigiéndolo el rendimiento combinado es menor al de 8 litros cada 100 kilómetros.

No es algo en lo que reparemos mucho, pero algunos lectores nos lo han manifestado y creemos oportuno mencionar el tema del consumo. Sabemos que puede dar mucho más si lo manejas “normal”, no que seamos la reencarnación de algún protagonista de Rápido y Lujurioso (que diga… Furioso). En ciudad no sería de extrañar obtener un rendimiento de 9 o más litros cada 100 kilómetros, muy decente si consideramos que no tiene el fastidioso (pero útil) sistema start/stop que para nosotros sigue siendo un asesino sigiloso de los turbos.

DSC_0020.JPG

Como dijimos, extrañamos un poco las paletas al volante para no tener que bajar las manos de la posición de manejo, pero el modo sport no defrauda para nada y permite divertirse a lo grande mientras exprime todo lo que tiene el motor y estira los cambios ascendentes hasta el máximo; los frenos, si bien son suaves, para nuestra sorpresa aguantaron bastante bien la fatiga a la que fueron sometidos. Esa bajada donde casi siempre quemamos balatas no es muy vistosa, hay unas feas granjas de pollos a los lados, y los pobres animales se espantan al vernos bajar como alma que se lleva el coyote. (Eso espanta mucho más a las gallináceas que el diablo mismo). Pero está empinado de a madres y bajamos re duro y no cualquier coche lo tolera. Este sí.

“Te incita a correrlo, pero vas disfrutando del paseo en todo momento, así como el resto de los acompañantes; lo mejor, su consumo combinado es menor al de 8 l cada 100 km.”

Después de usarlo entendimos lo que nadie te dice, lo que significan las siglas “CC”: Complace Clientes; porque sin duda al comprar uno de estos quedas muy contento de haberlo hecho y te costará dejarlo o encontrar otro que te satisfaga igual. La tienen difícil para el reemplazo 2018, muchas casillas para llenar y Clientes Consentidos que esperan algo igual o mejor.

DSC_0010 (2).JPG

Pero mientras aquél remplazo llega, el CC que acabamos de probar nos dejó muy, muy complacidos y si fuera nuestro lo conservaríamos por muchos años más.  Con todo y el de atrás que sigue roncando, arrullado en las butacas bicolores.

Advertisements
About Nicolás Bachechi Pavone (73 Articles)

Director de Pruebas – Revista Motor y Volante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.