Advertisements

VW Polo GTI : Nueva definición de GTI, Gran Talento Intuitivo

Sin duda éstos son de los más gratos momentos que como Director de Pruebas puedo tener, el disponer de un auto en cuyo ADN hay una mezcla de importante historia, así como también linaje deportivo del más puro y lo mejor es que se lo gané a Herr Editor (Nico ríe mientras se frota las manos).

No que probar otros carros no sea interesante o divertido, pero este tipo de modelos lleva a que disfrutemos mucho más, porque -seamos sinceros- nuestra pasión por los motores y autos no comenzó con una “mamá-van” y mucho menos suspiramos al ver pasar a una furgoneta.

IMG_1558

La palabra GTI tiene un arraigo en México muy importante, aunque muchos solo repitan sin saber qué significa (Gran Turismo Inyección) pero en donde no hay equivocación es en lo que representa el vehículo que porta esa insignia, claro antes cuando la inyección era una novedad tenía más sentido, hoy más allá del valor de marketing implica que el modelo trae algunas cosas que el resto de sus hermanos no, y que por ejemplo es hatchback o coupé (aunque bueno ya también tenemos sedán de 4 puertas).

Así como en otras marcas está la “S”, “M”, “AMG”, “GT”, “GTO”, “GTR”, y hasta opdrpiamo inventar un “OMG” para Volkswagen GTI es sinónimo de alto desempeño,  velocidad y emoción.

Este Polo GTI entra perfectamente en la categoría de “pocket rocket” o “cohete de bolsillo” segmento que se ha creado para denominar a los autos de pequeño tamaño (y por ende peso) pero con un gran corazón que lo carga de potencia y vuelve sumamente divertido y brioso su manejo.

Será que “somos viejos” o al menos porque mientras se escribía este artículo nuestro uruguayo se volvió aún un año más, y para colmo de males este personaje trae un viejito en su alma, no cabe dudas nació en una época equivocada o de plano es una reencarnación.  O así son todos en Uruguay, jeje.

Le gusta lo analógico, la tela, las cosas sencillas y básicas sin tanta complicación y que además celebra porque menos tecnología también implica menor mantenimiento y más posibilidades de meterle mano y no solo ver. Hasta las perillas del sistema de calefacción y aire acondicionado.

Por eso es que quedó fascinado con las butacas delanteras sumamente cómodas, con ajuste manual de altura y distancia a los pedales y un merecido -y destacado aparte- entramado de la tela tipo “Clark”. No es patrimonio de VW ya que otras marcas también lo utilizaron, pero sin duda verlo en autos modernos nos lleva a un inevitable “flashback” de su hermano mayor el Golf GTI (mismo que este año está festejando sus primeros 40 años).

El interior está integrado de tal forma que une los detalles clásicos, colores oscuros de los plásticos (que son de buena calidad) con las líneas de las ventilas, pocas cosas que estorben y botones para todo y sí los agradecemos porque es más fácil bajarle al volumen con la perilla e igual de sencillo es buscar la estación de “oldies”.

IMG_1557

También agradecemos la posibilidad de desconectar el sistema de encendido/apagado en tráfico para ser más eficiente el consumo de gasolina y aún mucho más que la llave no sea presencial sino de esas que venían cortadas, se acuerdan? Sería ideal poder desconectárselo siempre y no cada vez que nos subimos, porque a veces nos olvidamos de apagarlo.

Detalles de costura roja adornan los tapetes, así como también la palanca selectora de velocidades y el volante que además de tener el corte horizontal abajo, viene con un grosor ideal para volverlo cómodo y firme en las maniobras mientras manejamos, con broche de oro el emblema GTI.

Podemos objetar del interior que nos gustaría un volante con menos botones, queremos ver más volantes que se parezcan a los viejos Nardi de madera y no a controles de videojuegos.  También un tercer pedal y una palanca de velocidades manual.

Pero eso ya es de caprichosos que somos, porque las mañas con el tiempo no desaparecen, sino que se incrementan y aunque no hay nada que objetarle a la caja automática DSG de siete velocidades sentimos que en honor al purista que va tras este Polo GTI sería bueno tener la opción de poder adquirirlo así.

IMG_1540

No todo lo que pedimos se nos da (menos mal), así que les contamos que la caja si bien puede sentirse en el tráfico pesado un poco espasmódica, a velocidades normales de uso están bien sus relaciones y en modo “¡voy al baño abran paso!” es simplemente maravillosa, nos quedamos a tan solo 55 km/h del máximo que indican de 235.

Volvimos a escaparnos a algunas carreteras del Estado de México que conocemos al dedillo y disfrutamos del perfecto balance que nos ofrece su suspensión, comunicación del volante y frenos que no se fatigan a pesar de las exigencias.

La nota del escape es lo suficientemente ronca para sentirlo en rebajes de velocidad con vidrios arriba, pero también sutil para no volverse molesta en viajes largos en un régimen constante de altas revoluciones.

Esta caja de cambios ya la hemos probado antes y volvemos a ponerle flores porque es rápida, precisa y divertida, nunca nos “negó” un cambio descendente y nos permitió estirar los ascendentes; vamos es divertida hasta cuando los hace solos en modo Sport.

El Polo GTI está tan bien plantado que sin problemas puedes ir a velocidades de tres dígitos sin que tu acompañante femenina te esté reclamando. Esto es muy cierto, no hay ruido de vientos y las curvas, rebases y frenadas se sienten naturales tanto que nos deja bien parados porque parece que sabemos lo que estamos haciendo.

Para ayudarte trae un sistema de bloque electrónico del diferencial, que aplicará en forma inteligente en una curva mayor torque o potencia a la rueda que va por dentro lo que logra que el auto salga disparado hacia donde la dirección está apuntando; así que te permite jugar un poco más en las curvas si es que decides desactivar las asistencias. Este tipo de sistemas avanzados no todos los autos que se jactan de deportivos lo traen y creemos que inclina sin duda alguna la balanza hacia el Polo GTI respecto de sus competidores del segmento.

Podríamos hablar del rendimiento de consumo, pero la verdad no nos fijamos en eso, lo manejamos y disfrutamos a nuestras anchas no son autos para ir viendo cuanto gastamos mejor ya no le piso o me dejo ir en la próxima bajada en un cambio más arriba para “velear”.

IMG_1559.JPG

Se lo debemos a los ingenieros que lo desarrollaron, hay que manejarlo y disfrutarlo no ser prisioneros de nada más. Alguien de nuestras oficinas de la Ciudad de México a quien le dimos un aventón le dijo a nuestro Rioplatense “te conozco como manejas, y la verdad veo que este auto ha sacado al cafre que llevas escondido”, no que seamos la reencarnación de Senna ni mucho menos el joven Verstappen, pero este auto sí que nos transformó a querer siempre ir corriéndolo.

Así de simple, se siente ágil, versátil, cómodo y práctico para la ciudad puedes llevar gente en los asientos traseros e irán cómodos, hasta la cajuela es amplia como para cargar cosas.  ¡Y aunque no lo creas, hasta trae refacción!

Por fuera se ve “matón”, la forma de sus espejos, sus líneas negro piano, sus rines en 17 pulgadas dejan ver unas pinzas rojas que hacen juego con otras líneas del chasis. Los contrastes negros del difusor del escape, así como un alerón en la cajuela y pequeño lip delantero.

Disculpen si esperaban ver algo que dijera que trae una pantalla color, y tal o cual aditamento, ahora si nos vamos a limitar a decirles que está bien equipado y con materiales a la altura de lo que ofrece como un auto europeo, porque éste si es fabricado en España y no en India. Como siempre destacamos que, al ser cegatones, agradecemos en demasía las luces de LED que vienen de fábrica.

No nos vengan a llorar los nuevos amantes de los carros diciéndonos, es que no trae sensores de reversa y no sé estacionarme si no veo por la cámara las líneas de proyección, como dicen los gringos “grow a pair” (que te salgan un par destos); cada día que pasa con cada nuevo gadget se va perdiendo un poco de esa masculinidad. Quieres tener un deportivo pues, asume eso y lo que trae así eran los de antes y así es éste. Claro que si lo trae no se lo vamos a arrancar, pero no puede ser motivo de discusión de compra qué gadget trae o deja traer.

Sin duda nos gustó, habrá detractores que dirán que nos volvimos amantes de los VAG y que hay otras opciones por los $346,000 que cuesta (con la única opción puesta de unos rines de 17 pulgadas, que valen la pena y no se sufre tanto como uno pensaría con los baches de la ciudad), si aquí no hay de le quito o le pongo viene con todo lo que puede traer.

Sopesando todos los factores creemos que sin duda este carro es el que mejor valor te da por tu dinero.

Puedes tener en tu cochera un auto que tiene tecnología desarrollada durante la presencia de VW en el Campeonato Mundial de Rally, con un motor de menos de dos litros que te entrega 190 caballos de fuerza y unos muy generosos 250 newton /metro de torque (estos últimos son los que realmente sientes o los que ayudan a que sientas a aquellos en la gola).

Los autos son pasionales, para nosotros se trata de eso, de lo que te permiten vivir y de las experiencias que te dejan al conducirlos y sobre todo de la sonrisa que plasman al acelerarlos y en este caso al recordar las cosas que logramos sobre ellos.

El Polo GTI se ganó a pulso un lugar en nuestra cochera ideal de este año (N. del Ed. y miren que Nicolás no es fácil ni da el brazo a torcer como para soltar a la ligera un comentario así de “éste si me lo andaba comprando”).

Por eso nos gustó en Motor y Volante para redefinir las siglas GTI como:
Gran Talento Intuitivo”.

NBP

 

Advertisements
About NBP (57 Articles)
Director de Pruebas - Revista Motor y Volante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.