Advertisements

Renault Koleos: difícil llenar los zapatos después de 8 años

Es difícil llenar los zapatos después de 8 años del lanzamiento de la primera camioneta multiusos de la marca, la verdad les tomó mucho tiempo, pero nos aventuramos a decir que bien valió la pena.

Lamentablemente perdieron mucho terreno, ese que tanto cuesta ganar y que ni bien desembarcaron con la primera generación de la Koleos, lograron sin mayores problemas.

Recordarán ustedes, estimados lectores, que en ese entonces se afianzó sin problemas este modelo y se vendía como pan caliente, tanto que aún hasta el día de hoy se siguen encontrando en las calles.

Renault-Koleos-2017-800-06.jpg

Es así que esta prueba de manejo era muy esperada por parte del equipo de Motor y Volante, la expectativa era alta y les adelantamos que no nos defraudó.

Mucho se ha hecho en esta segunda generación para no solo diferenciarla de su hermana mayor, sino también para que tenga buenas herramientas a la hora de pelear en el segmento contra vehículos como la Kia Sportage, Honda CRV, Mazda CX5 y su medio pariente Nissan X-Trail.

Por fuera el diseño es totalmente renovado y nos ayuda a comenzar a entender que no tiene nada que ver esta nueva Koleos con la vieja. Hay un abismo en calidad, confort, lujo y detalles estéticos.

Sus dimensiones son las que saltan a la vista, inclusión de luces de LED frontales Pure Vision cuyo haz de luz es potente y de gran profundidad, incluso en la parte superior se nota un bisel azul que entendemos ayuda a no deslumbrar a los conductores que vienen en el sentido opuesto.

En la parte trasera, también cuenta con luces de LED en los frenos, de un estilo alargado pero agradable a la vista y unos escapes “escondidos” algo que está de moda hace algún tiempo, que no entendemos bien pero tampoco nos desagrada del todo en modelos como este. Ayuda a que se vea todo “armónico”.

Renault-Koleos-2017-800-07.jpg

El andar es muy suave y placentero, la suspensión hace su trabajo sin problemas y eso contra todos los pronósticos ya que calza unos rines bicolores de 19 pulgadas.

De igual manera nos sorprendió gratamente la insonorización del habitáculo, lo que realmente vuelve placentero los viajes en ciudad (con todas sus imperfecciones y en carretera a alta velocidad), para terminar de aprovechar esto la nueva Koleos complementa con un gran equipo de sonido que lleva la experiencia a otro nivel (para aquellos que gustan de la alta definición musical).

Habrá quienes discutan que la competencia contra las marcas es difícil, pero aquí hay un detalle no menor: si bien se fabrica en Asia, este producto es ideado y pensado por europeos con cierto estándar de calidad. El mercado latinoamericano por sus ancestros también ama este tipo de vehículos. La verdad a nosotros no nos importa quién o dónde se aprietan los tornillos.

Renault-Koleos-2017-800-05.jpg

En Motor y Volante nos caracterizamos por muchas cosas, algunas de ellas por ir contra la corriente y creemos no errar al decir que esta nueva generación está muy cerca del segmento Premium, algo que otras compañeras del segmento no pueden decir.

Sí claro, quizás el costo pueda ser elevado, pero por menos de medio millón de pesos en su versión más equipada podrán obtener cosas como calienta y refrigera asientos, espejos retráctiles, ayudante para estacionarse (en forma perpendicular, paralela y diagonal), sensores de proximidad de 360 grados, cámara de reversa, aire acondicionado bi zona, techo completo panorámico (cromático en forma electrónica), sensor de punto ciego en los espejos y hasta una pantalla de 8.7 pulgadas en donde podrán hacer muchas cosas y configurar otras tantas.

El sistema de Info entretenimiento denominado R-Link es sumamente ágil e intuitivo; la verdad, seguramente explotamos un 40% de todas las funcionalidades, pero nos dimos por bien servidos y sin duda nos ayudó en muchos aspectos (en el de navegación principalmente).

El que nos desconcertó y hasta cierto momento nos preocupó es el sensor que mide la presión de cada una de las llantas, aparentemente traía alguna falla porque en un momento nos dio un error, después que no podía leer y al final que todo estaba OK. No habíamos pasado por bache alguno, así que eso lo descartamos.

Renault-Koleos-2017-800-17.jpg

Lo que hicimos fue dejar que se enfriara la llanta, y ya después de varias horas tomamos medidas con un aparato externo y según los parámetros indicados en el poste B las inflamos con nuestro compresor y ya después de eso no dio más lata, estaban todas desparejas… dígannos locos, pero hasta la sentimos que rebotaba mucho menos.

También le objetamos, por ejemplo, que estando en el tráfico al acercarse los carros (no tanto) o pasar alguna moto o peatón, la pantalla queda anulada en su uso para indicarnos quienes se acercan, o se nos hizo muy raro que, a pesar de todo lo mencionado anteriormente, los asientos no tuvieran memoria o que solo el del piloto tuviera soporte lumbar.

La calidad de todos los materiales empleados, la disposición y detalles dan una agradable sensación no solo al tacto sino visualmente. Es difícil explicar, pero no se ve “cargado” el tablero principal, y hay espacio suficiente para poner de todo.

Renault-Koleos-2017-800-14.jpg

Qué nos hubiera gustado, tener un reloj analógico para la velocidad, aunque el digital cuenta con cuatro opciones distintas según del gusto de quien vaya manejando. Pero somos de la vieja escuela y nos gusta ver como se mueven las agujas de verdad.

Sin duda, los pasajeros traseros disfrutan de los viajes, porque mejoraron la posición y el espacio. La primera elevándola un poco y gracias al poco espacio que usa el túnel de la transmisión, el ocupante del “medio” no ve cercenado su espacio. En cuanto al ancho, tres adultos de complexión normal caben sin problema.

El espacio respecto del asiento delantero también es muy generoso, no se va con las rodillas como si viajáramos en clase turista de alguna aerolínea barata; para comprobar esto subimos a dos amigas y las invitamos a ponerse cómodas; la más alta -una güera- se sentó detrás del asiento del acompañante y nos mostró sus piernas… no sean mal pensados, que si bien iba de falda lo que enseñó fue el espacio que quedaba entre sus rodillas y el respaldo. Quien iba a nuestra derecha también iba muy a gusto, no sabemos si por el espacio, la Koleos, o por el conductor que tiene muy buena plática.

El espacio de carga es sumamente amplio, aun sin abatir los asientos traseros lo que sin duda la vuelve ideal para hacer hasta mudanzas. Trae una cortinilla para “cubrir” lo que está guardado; la utilidad es discutible, recomendamos siempre tenerla extendida para evitar el único ruido que emana del habitáculo.

Para nosotros algo importante es que trae refacción, si bien cada día más armadoras se inclinan a las llantas runflat y a desarrollar las mismas junto con las fábricas de neumáticos, no habrá nada que iguale la tranquilidad de traer una por las dudas.

Claro que reconocemos las virtudes de estas llantas, tanto en seguridad en caso de reventar/explotar como también en la practicidad de no tener que detenerse a cambiarla, pero también hay que reconocer que esa dureza adicional en las paredes laterales a veces va en contra del confort en el andar.

Renault-Koleos-2017-800-15.jpg

Volviendo al espacio en la parte trasera, para algunos es suficiente como para poder montar una tercera fila de asientos, no estaría mal, pero sacrificaría mucho de lo que mencionamos antes y sinceramente no lo vemos como algo necesario. El tiempo dirá si Renault se anima a hacerlo; hoy, así como están las cosas, nosotros lo dejaríamos tal y como está todo.

 Yendo a la parte más interesante y que seguro les interesará más, vamos a referirnos al motor que en realidad es un viejo conocido porque es el mismo motor aspirado 2,5 litros de 170 caballos de fuerza y 175 libras pie de torque.

El consumo de gasolina es muy decente y más aún si ocupamos el modo ECO, aunque estuvimos un poco lejos de los rendimientos que se anuncian, no están nada mal para un 4 cilindros, hablando que en promedio nuestro rendimiento combinado de ciudad y carretera estuvo en torno a los 13 kilómetros por litro (veníamos bien pero el regreso por carretera de pura pendiente elevada nos afectó bastante).

Nobleza obliga a reconocer algo que nunca pensamos decir, pero no somos cotorras parlanchinas que repetimos, sino que estudiamos e intentamos entender. Esta caja CVT (X-Tronic) nos gustó; sin duda está bien estudiado el tema y el desarrollo complementa perfectamente al resto del vehículo.

Desde la salida o en bajas es imperceptible ya que entrega en forma paulatina el torque, aunque claro, ya encarrerados y en velocidades constantes le cuesta un poco “entender” que queremos más potencia para un rebase. Pero nos las arreglamos para pasar a los “lentos”.

Renault-Koleos-2017-800-03.jpg

Lo mejor de todo es que viene con la capacidad de hacerla “manual” y poder seleccionar a placer dentro de una relación ficticia de siete velocidades que la vuelve más divertida, aunque claro, al ir jugando a las velocidades, la economía en el consumo queda un poco de lado.

Regresando de Cuernavaca nos dimos una buena divertida en el tramo de las curvas y gracias al poco tráfico pudimos comprobar que se siente estable, casi imperceptible el alto centro de gravedad, aunque nos hubiera gustado tener un poco más de “feedback” del volante junto con unos HP’s extras. ¿Será que Renault en una futura versión nos incluya un turbo en la Koleos?

En tema de seguridad y equipamiento no hay de qué preocuparse: las cuatro versiones que se comercializan en México traen seis bolsas de aire, frenos ABS, control de tracción, repartición de frenado electrónica, sistema de asistencia de frenado de emergencia y el asistente de arranque en pendiente, lo que las distingue únicamente es parte del equipamiento que quieran ponerle y bueno el precio, claro.

Como mencionamos antes, se comercializan cuatro versiones Zen, Intense, Bose e Iconic (esta última fue la que probamos), los precios escalan desde los $355,000, $402,000, $433,000 hasta $461,000.

¿Que si los vale? Es subjetivo y depende de cada quien (y de cada bolsillo). Para nosotros, es una opción a considerar seriamente por todo lo que ofrece no solo en el equipamiento, sino en el lujo confort y principalmente seguridad. El consumo, aunque muy eficiente, sería lo que menos nos preocuparía contemplar.

Ideal para una familia en pleno crecimiento, ya sea del tamaño de sus integrantes o simplemente en número, pero sin tener que sacrificar espacio de carga o comodidad.

 

NBP

Advertisements
About Nicolás Bachechi Pavone (61 Articles)
Director de Pruebas - Revista Motor y Volante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.